Washington. El secretario estadounidense de Justicia, Jeff Sessions advirtió el martes que los avances logrados contra la delincuencia podrían desaparecer debido a una reciente alza en la tasa de homicidios, y prometió colocar tras las rejas a los malos .

En su primer discurso importante como titular de justicia, Sessions prometió que la lucha contra el crimen violento será una prioridad para el departamento. Advirtió sobre la epidemia de heroína proveniente de México, sobre policías que actúan con excesiva cautela por temor a que alguien les grabe en video y sobre el aumento de las tasas de homicidio en los grandes centros urbanos.

Nuestra nación sufre cuando alguno de nuestros ciudadanos teme por su vida cuando salen de sus hogares; o cuando padres atemorizados acuestan a sus niños para que duerman en la bañera y evitar que sean alcanzados por las balas desde la calle; o cuando vecindarios enteros quedan a la merced de narcotraficantes, pandillas y otros delincuentes , dijo Sessions según el texto del discurso que daría ante la Asociación Nacional de Fiscales.

Sessions prometió que bajo su mando el Departamento de Justicia le dará prioridad a los casos contra los delincuentes violentos, aplicará agresivamente las leyes de inmigración y se esforzará por desmantelar los carteles de la droga. Anunció la creación de una comisión con miembros de diversas agencias, dirigida por el subsecretario de Justicia, que propondrá leyes penales y estudiará las tendencias en el hampa.

Si bien es verdad que, según cifras del FBI, ha habido un reciente repunte de los homicidios y otros delitos violentos, las cifras no se acercan a las que se registraban en las décadas de 1980 y 1990, y no queda claro si realmente se trata de una tendencia en lugar de una anomalía.