Los rebeldes y civiles sirios evacuaron lo que queda del antiguo enclave rebelde en el este de Alepo, un día después de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobara enviar observadores a supervisar el éxodo.

Más de 15,000 personas, incluidos 5,000 combatientes de la oposición al gobierno sirio, han abandonado el enclave desde que los rebeldes se rindieran y pactaran un acuerdo que fue mediado por los gobiernos de Turquía y Rusia, detalló el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en la Gran Bretaña.

En Moscú, los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia, Turquía e Irán se reunieron para tratar el tema de los desplazados en territorios de la antigua ciudad Alepo, y es previsible que en la conversación se aborde el asesinato del embajador ruso en Turquía este lunes, cuando un policía de Ankara baleó al diplomático antes de exclamar: ¡No olviden Alepo! ¡No olviden Siria! .

Agilizarán evacuación

La salida de los civiles del sector rebelde de Alepo, sitiado por elementos del Ejército del gobierno de Bashar al Assad, finalizará de aquí a uno, dos días como máximo , de acuerdo con el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov.

El éxodo comenzó hace cinco días en Alepo (norte de Siria), devastada por los bombardeos: La evacuación está actualmente a punto de terminar. Esperamos que sea cuestión de uno, dos días como máximo , declaró Lavrov durante una conferencia de prensa junto a sus homólogos turco e iraní en Moscú.

Se suspendió la evacuación el domingo pasado, tras el ataque a cinco autobuses que se dirigían a trasladar a enfermos y heridos de las localidades chiitas de Fua y Kefraya, asediadas por los rebeldes; las unidades fueron incendiadas.