Washington. El candidato gay a la nominación presidencial demócrata Pete Buttigieg insistió en que su orientación sexual no perjudica sus perspectivas electorales argumentando que Estados Unidos ha “superado” ese asunto, luego de ser blanco de burlas homofóbicas por parte de aliados del presidente Donald Trump.

Buttigieg, de 38 años y quien hizo pública su homosexualidad en el 2015, dijo que no aceptaría sermones de los seguidores de un hombre que está acusado de violación y una relación extramatrimonial con una actriz pornográfica.

El candidato dijo estar “orgulloso” de su matrimonio y de su esposo, Chasten Glezman, con quien se casó en el 2018.

“No recibiré sermones sobre valores familiares de gente como Rush Limbaugh ni de parte de cualquier otro seguidor de Donald J. Trump como líder moral y político de los Estados Unidos”, dijo Buttigieg a la cadena Fox News, aludiendo a comentarios del veterano conductor radial Rush Limbaugh.

La semana pasada, Limbaugh dijo al aire en su programa que sería un deleite para Trump enfrentarse directamente a un candidato que se besa con su esposo sobre un estrado.

“Chico, ¿puedes ver a Trump divirtiéndose con eso?”, dijo Limbaugh, quien recibió a principios de este mes la Medalla Presidencial de la Libertad, la máxima condecoración civil en Estados Unidos.

Sebastian Gorka, otro comentarista radial ultraconservador que trabajó en la Casa Blanca durante la administración del millonario republicano, intervino y preguntó a sus oyentes por qué “un tipo homosexual nos da lecciones” sobre el derecho al aborto.

Desde filas demócratas, pero también entre los republicanos, se alzaron voces críticas con estos comentarios. El mismísimo Trump ha dicho que cree que no hay razón en Estados Unidos para no elegir a un presidente gay.

Más allá de algunos casos aislados de votantes sorprendidos por la orientación sexual de Buttigieg, la homosexualidad del exalcalde de South Bend, en Indiana, no ha sido un asunto mayor en lo que va de la campaña.

“Estados Unidos ha superado eso y deberíamos tener políticas de pertenencia que den la bienvenida a todos”, dijo Buttigieg. “Me entristece en lo que el partido Republicano se ha convertido si abrazan ese tipo de retórica homofóbica”, agregó.

Al día de hoy Buttigieg lidera la elección con el mayor número de delegados.