Washington. El empresario Michael Bloomberg continúa allanando su camino hacia la Casa Blanca. Unas horas después de anunciar un paquete de medidas para endurecer las reglas de Wall Street, fuentes oficiales de su campaña comunicaron que el magnate plantearía la venta del gigante de los medios Bloomberg si se convierte en presidente en las elecciones de noviembre del 2016.

El futuro de la compañía fundada hace 40 años se ha puesto en el foco desde que el exalcalde de Nueva York decidió oficialmente sumarse a la carrera de las primarias para ganar la candidatura demócrata y, a la postre, convertirse en el presidente número 46 de Estados Unidos en sustitución de Donald Trump.

La venta de Bloomberg no será, sin embargo, fácil. La compañía, con ingresos anuales de 10,000 millones de dólares, no cotiza en Bolsa pero algunas fuentes le dan un valor de más de 40,000 millones de dólares. El candidato a presidente controla 88% del capital.

En el reñido proceso electoral, el octavo hombre más rico del mundo, con una fortuna de 63,000 millones de dólares, está tratando de desligarse de Wall Street.

El exalcalde de Nueva York ha presentado un plan que supone un considerable endurecimiento de las reglas del mercado, aunque sin llegar tan lejos como otros candidatos como Elizabeth Warren, que propone dividir el negocio de las grandes tecnológicas, y Bernie Sanders, que defiende el desmantelamiento de los grandes bancos.

Bloomberg busca, en cambio, medidas más concretas y en principio fáciles de aplicar como un impuesto a todas las transacciones financieras que subiría de manera gradual hasta situarse en 0.1 por ciento.

Las medidas del empresario contra Wall Street evidencian el giro a la izquierda del partido en la oposición y llegan incluso antes de que Bloomberg se haya lanzado al ruedo de las primarias. Su candidatura participará por primera vez en el proceso el 3 de marzo.