Washington. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el día de ayer que Vladimir Putin no está relacionado con el ciberataque contra un enorme oleoducto estadounidense, realizado desde Rusia según Washington, pero que abordará el tema con el líder del Kremlin en una esperada cumbre.

Estados Unidos cree que un grupo criminal con sede en Rusia atacó el oleoducto Colonial, que suministra gasolina a gran parte del sureste de Estados Unidos, con un "ransomware", un programa informático que infecta un sistema y pide un rescate para devolver el control a su dueño.

Cuando se le preguntó si Putin o el gobierno ruso estaban al tanto del ataque, Biden hizo una pausa y luego dijo: "Estoy seguro de que he leído el informe del FBI con precisión y dicen que no lo estaban, que no lo estaba, que el gobierno no lo estaba".

"No creemos -subrayo- que el gobierno ruso haya estado involucrado en este ataque. Pero sí tenemos fuertes razones para creer que los criminales que hicieron el ataque están viviendo en Rusia. De ahí vino", añadió.

El presidente estadounidense indicó que su administración ha estado en "comunicación directa con Rusia" y que se necesitan normas internacionales para endurecer el control sobre estos grupos criminales.

"Sospecho que ese es uno de los temas de los que hablaré con el presidente Putin", dijo Biden.

Se espera que se reúna con el mandatario ruso durante una visita a Europa en junio.