El presidente argentino Mauricio Macri resultó ileso, luego de que una decena de personas rompió a pedradas dos vidrios del vehículo en el que se desplazaba en la provincia sureña de Neuquén, informaron fuentes del gobierno.

Los agresores atacaron la camioneta en la que el mandatario se dirigía al acto de inauguración de un centro de información turística en Villa Traful, 1,600 kilómetros al suroeste de Buenos Aires.

En estos pueblos tan chiquitos uno no maneja logísticas de seguridad , explicó el jefe comunal, quien dijo que la custodia del mandatario estuvo a cargo de Presidencia. Esto es la primera vez que pasa , expresó.

Agregó que las cosas no pasaron a mayores: (Por) el hecho de que en un acto presidencial nosotros no podemos opinar en protocolo y seguridad, nos ponemos a disposición de ellos , justificó.

En un comunicado de la presidencia detalló que la agenda del jefe de Estado continúa en forma normal .

Nicolás Lagos, alcalde de Villa Traful, declaró al canal de cable Todo Noticias que los agresores habrían sido manifestantes de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de la ciudad de Neuquén, y que la camioneta que usaba Macri, perteneciente al municipio, no tenía los vidrios blindados.

Sin embargo, el secretario general de la ATE de Neuquén, Carlos Quintriqueo, afirmó a la agencia oficial de noticias Télam que integrantes de la organización no fueron quienes realizaron el ataque, aunque reconoció que le hicieron un escrache (protesta) por los despidos ocurridos en organismos nacionales.

La policía realizó un allanamiento de una cabaña en la que se encontraban siete personas que participaron en la agresión, cuatro mujeres y tres hombres, todos mayores de edad.

Los detenidos fueron consignadas a la comisaría de San Martín de los Andes.

El mandatario, quien lleva en el poder poco más de un año, fue agredido en agosto de forma similar en la ciudad de Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, y durante los últimos meses ha recibido amenazas de muerte a través de las redes sociales y llamadas telefónicas a la línea de emergencias 911.

Ante ello, el gobierno de Argentina decidió ultimar los trabajos para proporcionar una camioneta blindada de la marca Mercedes-Benz que Mauricio Macri comenzaría a utilizar desde las próximas semanas.