Berlín. Pese a que la delincuencia disminuyó en Alemania durante el 2017, especialmente los delitos por odio racial, aumentaron los incidentes antisemitas, según estadísticas.

De acuerdo con las nuevas cifras, en Alemania se registraron 1,504 delitos antisemitas; es decir, un aumento de 2.5% en el 2017. Sin embargo, la cifra total de delitos por odio racial disminuyó de 10,751 en el 2016 a 7,913 en el 2017.

El ministro del Interior, Horst Seehofer, recordó que la canciller Angela Merkel calificó de “nueva forma de antisemitismo” el ataque ocurrido en abril pasado contra un israelí en Berlín que llevaba puesto el gorrito judío llamado kipá. Aseguró que su dependencia está tomándose muy en serio ese fenómeno.

“Para la lucha contra el antisemitismo, es necesario el compromiso más intenso posible”, declaró, señalando la designación reciente de un comisionado a cargo de la lucha contra ese flagelo.

Ante el temor de que en Alemania esté resurgiendo el antisemitismo por el ingreso masivo de refugiados de naciones musulmanas entre el 2015 y el 2016, Seehofer aclaró que muy pocos de los incidentes corresponden al “antisemitismo importado”, ya que 95% de los delitos fue obra de elementos de ultraderecha.

Otra fuente de preocupación son los ataques de ultraderechistas contra viviendas de solicitantes de asilo. El número de esos casos bajó en casi 68%, de 929 en el 2016 a 300 en el 2017.

El total de hechos delictivos disminuyó 10%: de 6.4 millones en el 2016 a 5.8 millones en el 2017, la cifra más baja desde 1992. Al mismo tiempo, aumentó la cifra de crímenes esclarecidos.

“A pesar de todos los desafíos, es innegable que Alemania es un país más seguro, aunque aún queda mucho trabajo por delante”, dijo el ministro.

En total, los delitos atribuidos a elementos de ultraderecha disminuyeron 12.9% a 20.520. Los atribuidos a elementos de ultraizquierda, como los vinculados a las protestas contra la cumbre del G20 el año pasado en Hamburgo, aumentaron 3.9% a 9,752.