Uagadugú.- El ataque al café-restaurante Cappuccino de la capital de Burkina Faso, Uagadugú, situado frente al hotel Splendid donde varios asaltantes permanecían atrincherados, habría dejado "varios muertos", según un empleado del establecimiento contactado por teléfono por la AFP.

Múltiples disparos y detonaciones pudieron escucharse este viernes en el hotel Splendid y el café restaurante Cappuccino, dos establecimientos frecuentados por extranjeros en la capital de Burkina Faso, según un periodista de la AFP que se encontraba en las inmediaciones.

NOTICIA: Hombres armados disparan en el centro de Uagadugú

Dos camionetas de las fuerzas del orden se encontraban apostadas no lejos del hotel, y se producían disparos esporádicos entre los asaltantes y los agentes de seguridad.

Hombres armados seguían atrincherados en el hotel Splendid, dijeron testigos a un periodista de AFP en las inmediaciones del establecimiento, que era objeto de un "ataque terrorista", según la embajada de Francia.

El ataque en curso había sido dirigido contra el café restaurante Cappuccino, situado en la misma avenida.

El empleado de este café, muy frecuentado por las noches y que dispone de una pequeña terraza sobre la acera de la avenida Nkrumah, no pudo precisar el número exacto de víctimas.

NOTICIA: Golpe de Estado en Burkina Faso deja tres muertos

Por otro lado, un gendarme que trató de acercarse había sido herido de bala, según otros agentes.

El Splendid, uno de los hoteles más importantes de la ciudad, tiene 147 habitaciones y en él se hospedan frecuentemente occidentales y personal de las agencias de la ONU.

Los autores de los disparos eran, en apariencia, tres hombres armados que portaban turbantes, según pudo distinguir el periodista de la AFP, aunque un testigo aseguró que se trataba de cuatro asaltantes "con turbantes y de tipo árabe o blanco".

NOTICIA: Liberan al presidente de Burkina Faso tras golpe

Según las primeras informaciones, estos habrían atacado el hotel y después el café antes de salir a la calle.

El ataque se produce a menos de dos meses del atentado yihadista contra el hotel Radisson Blu en la capital de Malí, Bamako, que dejó 20 muertos, entre ellos 14 extranjeros el pasado 20 de noviembre.

Dos grupos reivindicaron el asalto: Al Murabitun del argelino Mokhtar Belmokhtar y posteriormente el Frente de Liberación de Macina (FLM, movimiento yihadista maliense).

Tras estos ataques, los servicios consulares franceses en Burkina Faso extendieron su "zona roja" de peligrosidad, desaconsejando viajar a gran parte de este país. Aunque la capital no estaba incluida, París recomendaba prudencia.

Fuentes de seguridad habían sugerido la hipótesis de ataques yihadistas en la región.

Las fuerzas especiales francesas se encontraban estacionadas en las afueras de Uagadugú.

Durante la tarde, un grupo armado había matado a dos personas, un gendarme y un civil, en el norte del país cerca de la frontera con Malí, según comunicado del ejército.

mac