Libia. Hombres armados asaltaron un hotel de lujo en Trípoli, la capital de Libia, abriendo fuego indiscriminadamente y matando a 10 personas, entre ellas cinco extranjeros, dijo un agente de seguridad libio el martes.

Las víctimas fueron un ciudadano estadounidense, un francés y tres procedentes de antiguas repúblicas soviéticas, dijeron funcionarios.

El ataque, que incluyó la detonación de explosivos en un automóvil, contra el Hotel Corinthia, junto al Mediterráneo.

El funcionario dijo que dos torres de oficinas detrás del hotel fueron evacuadas por precaución.

Essam al-Naas, vocero de la agencia de seguridad de Trípoli, dijo que el ataque cobró las vidas de cinco extranjeros y cinco guardias de seguridad.

Un alto funcionario del Departamento de Estado norteamericano confirmó la muerte de un estadounidense pero no aportó mayores detalles.

Mahmoud Hamza, jefe de la llamada Fuerza Especial de Disuasión, dijo a la televisora satelital privada al-Nabaa que la situación estaba bajo control , aunque no pudo confirmar el paradero de los atacantes.

Un empleado del hotel dijo que el ataque comenzó cuando cinco enmascarados armados y con chalecos blindados asaltaron el hotel pese a que los guardias de seguridad en la entrada intentaron detenerlos. Agregó que ya en el interior dispararon indiscriminadamente a todos los que estaban en el vestíbulo.

Dijo que con el resto del personal y los huéspedes extranjeros huyeron por puertas traseras al estacionamiento.

El empleado dijo que al llegar allí un automóvil con explosivos estalló en el mismo parque de estacionamiento a unos 100 metros de distancia. Esto ocurrió después de que una fuerza de protección entró en el vestíbulo y disparó contra los atacantes. Dijo que allí murieron dos de los guardias.

La explosión destruyó por lo menos cinco automóviles y dañó algunas ventanas del hotel.

En el hotel se alojaban italianos, británicos y turcos, pero estaba casi vacío en el momento del ataque, dijo el empleado. Agregó que el primer ministro Omar al-Hassi, respaldado por milicias, generalmente reside en el hotel pero no estaba allí el martes, como tampoco su guardia de seguridad.

El hotel también fue atacado en el 2013 cuando un ex primer ministro fue secuestrado allí.

Desde el derrocamiento y muerte en el 2011 del dictador Muamar Gadafi, Libia se ha visto convulsionada por las milicias y tribus que se disputan el poder. El gobierno de transición posterior a Gadafi se desplomó y hay dos gobiernos y parlamentos rivales cada uno respaldado por milicias diferentes en el este y el oeste del país. Trípoli ha sido sacudida por series de coches-bomba y tiroteos.