El alcalde de Phoenix, Phil Gordon, dio a conocer ayer que pedirá autorización al cabildo del gobierno de Phoenix, Arizona, para que el Procurador de Distrito local inicie una demanda en contra de la ley antiinmigrantes SB1070, ante una Corte estatal.

La ley SB1070 establece por primera vez en Estados Unidos que la migración ilegal es un delito estatal y da libertad a la policía para que pida documentación a cualquier persona que sea susceptible de ser indocumentada bajo sospechas razonables .

Respecto de la posibilidad de iniciar una demanda contra esta legislación, Gordon explicó que el Procurador puede pedir a la corte una orden para que la legislación -conocida como la más severa contra los inmigrantes en Estados Unidos-, quede sin efecto en tanto se determina si es constitucional y si de activarse no afectaría los derechos de las personas.

Al mismo tiempo, Gordon solicitará al Departamento de Justicia que revise si la ley SB1070 atenta contra los derechos civiles de los residentes y visitantes latinos en Phoenix.

Por su parte, la Unión de Libertades Civiles Estadounidenses (ACLU) y el Fondo México Americano para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF) informaron por separado, que también analizan presentar demandas.

MALDEF informó que la ley SB 1070 es muy vulnerable a demandas, inclusive a título personal de ciudadanos o residentes legales principalmente latinos, que puedan ser detenidos e interrogados por su aspecto o cultura.

El congresista Ed Pastor anunció que pedirá al procurador general, Eric Holder, experto en derechos civiles, una orden de restricción contra la SB1070 y contra la cláusula que permite a departamentos de policía regulares colaborar en operativos con autoridades de migración federales.

Pastor dijo que si la ley aprobada en Arizona viola los derechos civiles, requiere de una orden de restricción temporal que impida que otros estados intenten aprobar legislaciones réplicas.

Más protestas

Organizaciones de activistas de Chicago expresaron su inconformidad por la legislación antiinmigrante aprobada en Arizona y anunciaron la realización de eventos de protesta. De esta manera, aprovecharán el partido de beisbol del jueves próximo entre los Diamondbacks de Arizona y los Cubs de Chicago, para manifestar con pancartas su rechazo a la legislación.

Desde el fin de semana, luego de la aprobación de la Ley SB1070 en Arizona, los grupos proinmigrantes del estado empezaron a movilizarse para mostrar su rechazo a la medida, por lo que ayer hubo varias conferencias de prensa y comunicados sobre el tema.

Algunos de ellos plantearon la posibilidad de llevar a cabo boicots, aunque no definieron de qué tipo y contra quién; lo más rápido que se organizó fue la asistencia al estadio Wrigley Field, para aprovechar el juego Chicago vs Arizona, como un evento simbólico para expresar la inconformidad.

Estaremos en el exterior del estadio al mediodía y los que puedan en el interior. No estamos boicoteando el juego de los Cubs, sino aprovechando la oportunidad de mostrar la solidaridad con los inmigrantes de Arizona y nuestro rechazo en contra de una ley racista inconstitucional , dijo el activista Jorge Mújica.

La invitación de los manifestantes anima a apoyar para que los Cubs de Chicago le ganen al equipo de Arizona , mostrando carteles alusivos con un mensaje que los jugadores llevarán de regreso a su estado . Y advirtieron que de no detener este tipo de acciones antiinmigrantes, promoverán la figura del boicot en diversas áreas aún no definidas.