¿Recuerda el problema ocurrido entre el hijo y el sobrino del mimo mexicano Mario Moreno Cantinflas cuando éste murió? Ambos pelearon los derechos de las regalías por las películas del mimo mexicano. El problema fue que Cantinflas sí dejó un testamento, pero algunos documentos provocaron la disputa. Hasta el momento, se desconoce en qué va ese proceso. Éste es uno de los casos más sonados relacionados con una sucesión de bienes.

En México, el régimen jurídico tiene dos tipos de sucesiones. La legítima, es cuando no se deja testamento, cuando la persona muere intestada. Y la testamentaria. Es la que se inicia cuando una persona, al morir, deja su última voluntad contenida en un testamento , comentó Jacaranda Martínez, catedrática de la Facultad de Derecho de la Barra Nacional de Abogados.

LA SUCESIÓN TESTAMENTARIA

La sucesión testamentaria contiene la última voluntad de la persona fallecida, donde dispone en vida la forma en que van a disponer de sus bienes a su muerte. Según el despacho Asesoría y Gestoría Jurídica Integral, dentro de esta figura de la testamentaría se pueden encontrar dos figuras para acceder a los bienes de una persona. La primera es por medio del heredero y la otra es la del legatario .

El heredero es quien hereda a título universal todos los bienes del finado. El legatario se queda con el bien asignado por el testador. La especialista ejemplificó: Dejo como heredero universal a mi hijo y dejo a mi hermano como legatario de mi reloj .

Los testamentos más usados son el público abierto, que se realiza ante un notario público y el hológrafo, que se hace de puño y letra.

El hológrafo es una carta. Pide la ley que se haga frente a dos testigos, quienes lo firmarán y posteriormente depositarán al Archivo General de Notarías.

LA SUCESIÓN LEGÍTIMA

La sucesión legítima es la más común. Esta sucesión se da en caso de que una persona muera intestada, por lo que lo heredado se tiene que dar en una línea de tronco común.

Si una persona muere intestada, le corresponderá la herencia al hijo, al cónyuge, a los padres, hermanos y parientes colaterales hasta el cuarto grado. En caso de que falten todos ellos, hereda el Sistema DIF del DF y en cada entidad, según lo que marque su código local , aseguró Jacaranda Martínez.

Cerca de 65% de las sucesiones son legítimas, porque la mayoría de la gente no se toma el tiempo de hacer un testamento , destacaron especialistas del despacho Asesoría y Gestoría Jurídica.

Los especialistas coincidieron en que una sucesión testamentaria puede ser tan complicada como la gente quiera y puede resolverse en caso de que todos estén de acuerdo (sucesión testamentaria) hasta en seis o siete meses, pero si es una sucesión legítima, hay casos que llevan más de medio siglo sin resolverse.

POSIBILIDADES

LA LEY Y LOS COSTOS

El Código Civil para el DF, en su título cuarto, contiene un capítulo especial sobre las sucesiones, mismo que indica que se pueden ventilar ante el propio notario público o ante el juzgado familiar. En el primer caso, si los interesados están totalmente de acuerdo .

Ante el notario público no debe tener un solo conflicto. Los herederos deben estar de acuerdo con que el notario lo lleve a cabo. En el momento que se suscite un problema, el notario tendrá que excusarse y mandarlo al juzgado familiar por el simple hecho de que él no dirime controversias , argumentaron los especialistas del despacho de Asesoría y Gestoría Jurídica Integral.

En cuanto a los cobros que realizan los especialistas, los procesos se cobran por porcentaje sobre la masa hereditaria o por el tiempo.

Los porcentajes pueden variar e ir desde 15 hasta 25% de lo que se adjudique , comentó Jacaranda Martínez, catedrática de la Facultad de Derecho de la Barra Nacional de Abogados.

LAS SECCIONES DEL PROCESO

Las sucesiones tanto legítima como testamentaria constan de cuatro secciones.

1. Validez de testamento para la sucesión testamentaria o declaratoria de herederos para la legítima.

2. Inventarios y avalúos, iniciada por el albacea.

3. Rendición de cuentas. Se especifica qué hizo el albacea.

4. Partición y adjudicación. Esta parte presenta un proyecto de cómo se van a repartir los bienes y una vez que son aprobados se adjudican.

[email protected]