Ricardo Montemayor decidió irse a Estados Unidos a trabajar y ya no piensa regresar a México. Aun así, el dinero que acumuló en su cuenta de afore se mantiene como un patrimonio que podrá recuperar cuando cumpla 65 años de edad.

Es decir, las personas que dejan inactiva su cuenta de afore porque suspenden temporal o definitivamente sus aportaciones en el IMSS no pierden sus recursos, aun cuando hayan cotizado durante poco tiempo.

En la misma situación está la gente que cotizó y después se va al sector informal. O las mujeres que se casan, tienen hijos y dejan de trabajar , explicó Vanesa Rubio Márquez, directora general de Comunicación de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Igual sucede con las personas que abren un negocio y se autoemplean. Es una dinámica que obedece a la misma naturaleza del mercado laboral mexicano , explicó la funcionaria.

También da rendimientos

Además, aun cuando deja inactiva su cuenta en la afore su dinero le seguirá dando rendimientos.

En el mercado existen 15 afores cuyo rendimiento neto, es decir comisión menos rendimiento, va desde 3.91 hasta 7.30% el más alto, según la Consar.

También hay que decir que en este tiempo la afore que administra su dinero -llámese Banamex, ING o Banorte o cualquie otra- también seguirá cobrando la comisión por el manejo de la cuenta. En promedio, la comisión que cobran las afores es de 1.54 por ciento.

Para cuando cumpla 65 años

Para solicitar los recursos tendrá que esperarse a cumplir los 65 años de edad o tener las semanas de cotización necesarias para solicitar una pensión: 500 semanas (bajo la ley 1973) o 1,250 semanas (con la ley 1997).

El trámite se realiza ante el IMSS, el cual otorgará una resolución o negativa de pensión. Si un trabajador no cumple con las semanas mínimas de cotización que marca la ley, entonces se le otorga una negativa de pensión, la cual permite retirar en una sola exhibición los recursos con todo y los rendimientos que se le acumularon durante los años que cotizó.

Recuerde que sólo el trabajador puede reclamar ese dinero. A falta de éste, es decir, únicamente si fallece, un beneficiario puede solicitar los recursos. Los beneficiarios los asigna el titular de la afore.

A falta de un trabajador titular, quienes heredan esos recursos son los beneficiarios legales: hijos, esposa o concubina, y padres si dependen de ellos económicamente , explicó Vanessa Rubio. En el caso de los hijos, éstos deberán ser menores de 18 años o hasta los 25 años si es que siguen estudiando.

Los recursos administrados por las afores suman más de 1.2 billones de pesos repartidos en 40.7 millones de cuentas, según datos de la Consar a mayo del 2010.

[email protected]

Finanzas Personales