Lejos de llegar a un arreglo y dejar todo en orden y en paz, en México la cultura del testamento no se pone en práctica, aseguró el empresario y coleccionista Luis C. López Morton.

Entrevistado previo a la presentación del libro De herencias y herederos. Manual de recomendaciones prácticas, el coleccionista dijo que en lugar de que el padre o madre de familia hereden cuentas claras, lo único que hacen al no dejar sus respectivos testamentos son complicaciones a sus familiares.

Especificó que la cultura del testamento no es muy generalizada en muchos lados, y en México es un lugar en el que “nos hemos dado cuenta, por la clase de negocio que tenemos, que muchas personas lo dejan para después” y lo que dejan son problemas.

“Por la cantidad de problemas que vivimos y seguimos viviendo, hicimos el Manual del heredero y ahora, tenemos esta edición corregida y aumentada de De herencias y herederos, para invitar a que la gente haga su testamento y deje las cosas bien hechas”, señaló.

Se trata del único manual disponible para hacer bien una sucesión testamentaria, que cuenta con ejemplos, como la anécdota sobre cómo se recuperó el archivo del presidente Abelardo L. Rodríguez, la controversia de la sucesión de la tumba de Pedro Infante o la subasta en que se vendieron las medias con las que fue fusilado Maximiliano de Habsburgo.

En el marco del mes del testamento, la editorial Pluma y Martillo ofrece una guía y proporciona elementos de juicio para enfrentar con éxito una circunstancia tan delicada, pues las razones y sentimientos llegan a confundirse en ocasiones, enturbiando la conciencia de las personas involucradas, ya sea quien transfiere el dominio de sus pertenencias o los legatarios como beneficiados.

El también director de la casa de subastas Morton, expuso que no hacemos testamento porque pensamos que nunca nos vamos a morir, no lo queremos enfrentar y la parte más importante es enfrentar que algún día moriremos y que debemos hacer las cosas.

“Se trata de una declaración de guerra para la familia, se pierden familias, se dejan de hablar y todo porque el padre o madre de familia no tuvieron la cultura de hacer las cosas bien. Es una situación de apatía, de holgazanería, pero, sobre todo, de no enfrentar que moriremos y lo que debo y tengo que dejar”, indicó Morton.

Cabe mencionar que, tras la aparición de este ejemplar, se inaugura el proyecto editorial de Pluma y Martillo, que impulsa Morton Subastas, y al que seguirán otros estudios e investigaciones que aportarán conocimientos pertinentes y necesarios para quienes, siendo coleccionistas o poseedores de obras de arte y bienes culturales, deseen conocer más sobre el tema.