Hacer ejercicio, perder esos kilitos de más, dejar de fumar y hacer a un lado las bebidas endulzadas son algunos de sus propósitos este 2013. Está convencido de que, aparte de hacerle un gran favor a su salud, también se lo hará a su bolsillo.

Todos los gastos que realiza en cigarros, gaseosas y comida, significan importantes desembolsos para su bolsillo, situación que tal vez usted no ha tomado en cuenta y que también afecta de una u otra forma su salud.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, los tres puntos provocan problemas públicos de salud de los que más se padecen en el país y significan importantes erogaciones para el presupuesto de la dependencia y de las personas. Durante diciembre, el proyecto principal de las personas es hacer ejercicio, ya sea para mantenerse en forma o para bajar de peso por lo que las suscripciones a gimnasios se incrementan de forma considerable, además de que lo puede hacer por su cuenta sin gastar de más.

PROPÓSITOS

QUE ESOS KILOS NO AVANCEN MÁS

Según David Montalvo Castro, presidente del Colegio Mexicano de Bariatría, los hombres adultos suben en promedio de 2 a 3 kilos; las mujeres adultas, 4 kg, y los niños, 2 kilos durante la temporada decembrina. Por lo general, las personas inician su dieta de año nuevo el 6 de enero, pero muchos la rompen el 2 de febrero; después de esa fecha, se portan bien hasta que llega la Semana Santa , comentó.

Una pérdida saludable de peso es de 1 kilo por semana para perder 80% del sobrepeso, y de 500 gramos semanales para 20% restante.

QUE SU DINERO NO SE HAGA HUMO

En México, el precio de la cajetilla de cigarros con 20 piezas va de los 28 a los 40 pesos. Datos de la Encuesta Nacional contra las Adicciones indican que el consumo per cápita es de seis cigarrillos diarios. Una persona que fuma seis tabacos al día se termina una cajetilla en tres días, fuma dos cajetillas a la semana y, como el año tiene 52 semanas, inhala 104 cajetillas en 365 días.

Es decir, si fuma de los cigarros que cuestan 40 pesos, desembolsa 4,160 pesos anualmente. Datos de la organización Alianza Contra el Tabaco indican que en México fuman entre 13 y 14 millones de personas y mueren 60,000 a consecuencia de esta adicción y los jóvenes se inician como fumadores a los 12 años.

NO SE TOME SU DINERO

Datos del Centro de Investigación en Nutrición de la Secretaría de Salud indican que el consumo per cápita de refrescos y bebidas carbonatadas aumentó de 120 a 152 litros para el 2010, de los cuales, 75% es de refrescos de cola.

Un refresco de 1 litro cuesta en promedio 10 pesos, aunque otros pueden costar hasta 12 pesos, según datos recabados en centros comerciales.

Es decir, si se consumen 152 litros de refresco al año, se pueden gastar hasta 1,552 pesos por persona. Si lo multiplica por una familia con cuatro integrantes, el gasto se eleva hasta los 6,208 pesos.

[email protected]