En esta Navidad, la Condusef recomendó a los padres de familia regalar a sus hijos productos financieros que, además que perduran más tiempo, les ayudan a ahorrar y administrar mejor su dinero.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) comentó que en esta celebración lo clásico es regalarles ropa y juguetes a los más pequeños y a los no tan pequeños, videojuegos y los "gadgets" de moda.

Como parte de su programa Educación Financiera, sugiere que este año el regalo sea algún producto financiero, cuyo beneficio perdure por más tiempo y no será olvidado en un rincón de la casa, además de que puede hacer eco en su vida futura financiera futura.

"Si lo piensas un poco, incluso pueden ser una de las mejores herencias que les dejes en la vida", resalta el organismo.

Para los más pequeños, las dos opciones de regalo para sentar en él las bases del ahorro son: una alcancía, que es una herramienta para enseñarles los beneficios del ahorro disciplinado, y cuentas de ahorro bancarias, para que pasen al ahorro formal.

La ventaja de este tipo de cuentas, a diferencia de la alcancía, es que los bancos pagan una tasa de interés durante el tiempo que se mantenga el ahorro, aunque no es mucho, los niños aprenden el concepto de rendimiento.

"Antes de abrir una cuenta de ahorro para tu hijo, analiza cuáles bancos ofrecen el servicio, cuáles dan mayores beneficios (menor tasa de interés y premios) al menor costo (comisiones de administración, de apertura)", sugiere.

Para los no tan pequeños, destaca que una alternativa de inversión rentable y accesible para regalarles es su propia cuenta para que utilicen productivamente sus domingos con el programa Cetesdirecto niños.

Es ideal para mayores de ocho años a los que puedes explicar la diferencia entre ahorrar e invertir, así como la importancia de elegir instrumentos de inversión que les permitan preservar el valor del dinero en el tiempo.

Para los jóvenes, la Condusef recomienda regalarles tarjetas prepagadas y tarjetas de crédito, así como centenarios y onza de plata.

Todas estas ideas requieren el involucramiento directo de los hijos, y en eso precisamente reside el valor de regalar productos financieros en estas fechas: fomentar hábitos que les enseñen a administrar un bien escaso (el dinero) y darle un uso óptimo (logro de metas).

"Navidad es una época de regalos como símbolo de amistad y amor. Cerciórate de darles a los tuyos un regalo que les dure no un mes o un año, sino toda su vida", añade el organismo.

lgl