El próximo 31 de octubre se celebra el Día Mundial del Ahorro cuyo propósito es remarcar la importancia que tiene este hábito de forma individual así como dentro de las familias.

De acuerdo con datos de la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF 2018), arrojó que dentro de los hábitos de ahorro de la población mexicana, 63.2% de la población pone en riesgo el total o parte de sus ahorros al no resguardarlos en instituciones financieras reguladas.

A ello hay que sumar diversos factores por los que la cultura del ahorro en México aún presenta retos, pero ¿qué es lo que le impide ahorrar?, ¿cómo mejorar este hábito?

El ahorro sin duda se convierte en un aliado en momentos en los que los imprevistos se presentan o bien, desea cumplir algún objetivo que se propuso en un determinado plazo.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), atribuye cinco errores por los cuales no se puede ahorrar.

Revise qué está fallando

En primer error se atribuye a que no elaboramos un presupuesto, y si no se tiene el control de cuánto es lo que gastamos, ¿cómo podremos ahorrar?

La Condusef señala que el presupuesto es una herramienta que nos permite llevar el control de nuestro dinero, por lo que si decidimos comenzar a ahorrar, será importante tener un registro de cómo administramos nuestros ingresos.

“Para que tu presupuesto funcione bien, es importante que conozcas todos tus ingresos y tus gastos mensuales como el alquiler o la hipoteca, los alimentos, el pago de servicios, colegiaturas, etc., haz una resta simple entre lo que ganas y lo que gastas; el resultado será tu capacidad de ahorro”, agregó la Condusef.

El segundo error se presenta cuando las deudas sobrepasan a los ingresos, por lo tanto es indispensable que antes de adquirir un compromiso financiero evaluemos nuestra capacidad de pago y  saber si podemos costearlo.

La satisfacción de tener dinero de más al final de la quincena es grande, pero ésta se merma cuando gastamos en compras innecesarias, por ello es importante definir los gastos primordiales para evitar fugas de dinero; para la comisión, este el tercer error.

El cuarto error que la Condusef señala es la cantidad que se destina al pago de  vivienda. Aquí  no importa si ésta es rentada o se paga por medio de una hipoteca, el problema radica en que si se destina más de 30% de los ingresos para pagar, es una mala señal.

“Es importante contar con el enganche ya que eso permitirá amortiguar el monto total del crédito. A mayor enganche menor dinero en préstamo y por consiguiente menores intereses. Si desea un buen crédito necesita ahorrar al menos 20% del valor de la propiedad para el enganche y otros gastos de escrituración”, refirió la comisión.

El quinto error en el que se incurre para no ahorrar tiene que ver con el uso de la tarjeta de crédito, ya que a pesar de ser un salvavidas en emergencias, no representa un recurso extra, sino un financiamiento que su banco le está prestando.

“El error más frecuente es utilizar la tarjeta como si fuera dinero propio. Gastar a diestra y siniestra puede llegar a resultar muy problemático”, explicó la Condusef, quien también añadió que estos pagos podrían destinarse a un fondo de ahorro en lugar del pago de intereses.

finanzas.personales@eleconomista.mx