Un negocio familiar requiere de esfuerzo, cooperación y coordinación para consolidarse y lograr crecer. ¿Está seguro de que su empresa tiene el esquema de trabajo necesario para alcanzar el éxito?

En México, nueve de cada 10 empresas son familiares, convirtiéndose así en el principal motor de economía del país; sin embargo, sólo 20% sobrevive la transición a la segunda y tercera generación, debido a problemas como la falta de institucionalización y organigramas poco claros.

Las probabilidades de supervivencia de una pequeña empresa familiar incrementan cuando ésta se convierte en una empresa institucional, a través de un proceso de análisis y transformación en la estructura organizacional dentro de una compañía, que ayuda a definir desde los órganos directivos de un corporativo, hasta los roles que ocupa cada individuo, orientándolos al área correspondiente de acuerdo con sus fortalezas y habilidades, logrando así una mejora para la toma de decisiones en la continuidad del plan de negocio.

Ricardo Fainsilber, director y fundador de Fainsilber Asesores, firma especializada en negocios familiares, destacó que el hecho de que sean varios miembros de la familia los que trabajen en el mismo negocio hace ya un tanto complejo el tema de la coordinación, por ello afirmó que es básico que se tengan bien claros los roles que tiene en la empresa cada familiar.

Definan los límites de la responsabilidad y las funciones de cada uno de los trabajadores; las reglas de cómo van a participar y cómo se relacionarán deben quedar bien claras, pues muchas veces la confianza que hay entre unos y otros hace que no delimiten sus actividades, lo que puede generar conflictos , afirmó.

Tener claro el trabajo de cada integrante es un paso sencillo pues sólo debe ver las fortalezas de cada quien y en qué se pueden abocar cada para hacer a la empresa más fuerte y más solida; esto se debe hacer para evitar que todos hagan un poco de todo.

Fainsilber afirmó que formalizar los órganos de gobierno y la filosofía de la empresa, permite que cada individuo se identifique o no con ella y se desarrolle individualmente, sin importar el tipo de relación que tenga con el director de la empresa. Por ello el dueño o director debe asegurarse de que cada individuo sienta que está ahí por méritos propios y no por nepotismo.

Por otro lado, institucionalizar una empresa familiar brinda mayor claridad del negocio y se planifica mejor la sucesión del líder y colaboradores que conformarán la misma durante los próximos años, ya que es una herramienta clave para el éxito y continuidad de una institución. La familia debe dirigir el negocio de manera constructiva con el fin de que la transición de generación sea un motivador de crecimiento para la empresa.

Un error dentro de las pequeñas empresas es que todo es muy informal, por lo que es importante formalizar aspectos como la filosofía de la empresa, su planeación y sus metas a corto, mediano y largo plazo.

Ricardo Fainsilber consideró que entre las ventajas que destacan en este tipo de instituciones es que comienza su negocio con personas a las que les tiene confianza, que está dispuesto a dar el tiempo y esfuerzo extra, no sólo basado en la remuneración económica, sino también en el hecho de que se está forjando un patrimonio que generará bienestar para toda la familia.

Entre los conflictos más comunes que destacan en las empresas familiares es cuando ya hay en la empresa más de una generación y más aun cuando hay una transición de la primera generación a la segunda. En esta situación es importante hacer un análisis de la situación completa del sistema que le permita encontrar los conflictos que se están presentando y, con base en esto, plantear una estrategia de trabajo que complazca a todos los socios de la empresa.

Jacobo Levinsky, consultor de empresas familiares, aconsejó que se trabaje en una visión compartida motivada en valores. Este concepto engloba el objetivo que quiere alcanzar, cómo quiere llegar ahí y cómo setratarán unos a otros.

Es importante que entienda y maneje con calma cualquier conflicto familiar. Esto le va a permitir a la familia empresaria tomar decisiones en menor tiempo, moverse más rápidamente y tener una ventaja competitiva.

Levinsky destacó la importancia de crear políticas funcionales para que los acuerdos tácitos e informales se conviertan en explícitos y transparentes. Concretamente, en la parte de la elaboración de un código de conducta que fije las reglas del comportamiento entre la familia, y de la familia hacia el exterior, así como las políticas o reglas formales que respeten las necesidades, valores de cada generación.

Con respecto a los problemas o crisis en los que puede caer una empresa, el consultor de empresas familiares aconsejó poner mucha atención, pues, cuando no se escuchan los llamados de alerta que manifiestan las empresas familiares y empieza a afectarles una crisis confiando en que tradicionalmente la empresa ha resuelto sus problemas o bien se espera un golpe mágico de suerte que resuelva una situación delicada y no se buscan soluciones para las causas que están provocando los problemas, se corre el gran riesgo de que en el camino no todos los miembros de la familia permanezcan en el bote, o bien que éste, en el trayecto, no siga estando completo, acción que puede llevar al quiebre una empresa.

Estamos en el primer mes del 2016, y puede ser un buen momento para que reflexione sobre su compañías y analice las relaciones y aspectos generales que pueden afectar su crecimiento. Recuerde que puede llevar a cabo un proceso de institucionalización, por ello es importante saber que la principal labor que puede realizar para una empresa familiar es convertirla en una empresa institucional.

Existen empresas especializadas en asesorar empresas familiares pequeñas, medianas y grandes para llevarlas al éxito, ayudándolas a sentir seguridad tanto en el proceso de crecimiento como en el futuro bienestar de la familia y el progreso del negocio, con el fin de desarrollar la mejor estrategia.

Si lo considera necesario, no se espere a que su negocio comience a presentar problemas y empiece a trabajar en su crecimeinto.

Consejos para que su negocio triunfe

La clave para que su empresa familiar sea un éxito se encuentra dentro de su esquema de trabajo. Con el fin de que su negocio tenga una institucionalización sana, no olvide:

  1. Si va a tener una empresa familiar, los integrantes deben abrirse a la capacidad de trabajar juntos: tengan una buena relación, comunicación y que todos estén interesados.
  2. Tenga claros los roles de cada quien y las actividades que realizarán.
  3. Mientras más pueda formalizar cómo se gobierna su negocio, será mejor. Defina cómo se tomarán las decisiones y quiénes están habilitados para tomarlas.
  4. Organice juntas semanales: las empresas chicas no las organizan, ya que consideran que al estar todo el tiempo juntos todos están enterados de todo, pero no necesariamente es así; hagan un espacio de tiempo en donde se planteen todos los temas.
  5. Es importante que todos los familiares que participan en el negocio estén involucrados en la toma de decisión, porque es común que se tome una decisión sólo entre algunos integrantes excluyendo a otros; esta acción comienza a generar conflictos: evítela.
  6. Compartan el poder de acuerdo con la estructura de la empresa. Esto no quiere decir igualdad: en las empresas existen jerarquías. La meta es manejar el poder más eficientemente y con mayor comunicación entre generaciones, entre esposos, entre hermanos o entre primos.
  7. Denle importancia a las tradiciones en la empresa familiar. Esto le va a permitir a la familia empresaria decir: Esto es lo que nos hace especiales .
  8. Muestren preocupación genuina entre la familia. Trabajen en las relaciones interpersonales para que esta reserva de lazos familiares profundos aflore en los momentos de mayor crisis.
  9. Fomenten la cooperación y el apoyo. Ésta es una gran característica de la familia mexicana. En épocas de crisis, la familia está dispuesta a hacer sacrificios por el bien de la empresa familiar, desde trabajos adicionales, baja o no remuneración, diferentes tipos de trabajos, hasta apoyos financieros. La familia ha funcionado como motor de crecimiento de las empresas pequeñas y medianas.
  10. Privacidad de cada miembro de la familia empresaria. Es el derecho de cada uno de los que trabajan en la empresa: tener su propio espacio y llevar a cabo su trabajo de la mejor manera, sin que se le exhiba constantemente, ya que es responsable de su área o unidad y rinde cuentas sobre sus resultados.

[email protected]