Debido a los descuentos y promociones que le ofrecían al comprar ropa y otros artículos en una famosa tienda departamental, Daniel decidió contratar la tarjeta que le ofrecía ese establecimiento para aprovechar que era un cliente frecuente.

Al quedarse sin empleo en diciembre del 2018, creyó que en breve encontraría trabajo para así liquidar sus deudas pronto, pero el panorama fue distinto. Para mayo de este año, ya debía poco más de 25,000 pesos a la tienda y cada día las llamadas de los despachos de cobranza se tornaban más agresivas.

“Pensé que pronto me repondría económicamente, pero no fue así, estaba desesperado por encontrar un trabajo para poder pagar mis deudas, porque sí las quería liquidar, pero no tenía dinero para hacerlo”, explicó el joven de 29 años.

Al igual que los bancos u otras instituciones financieras, las deudas con tiendas departamentales  se pueden negociar o reestructurar, de lo contrario afectan el historial crediticio del contratante.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), cualquier persona que tenga adeudo con una institución financiera es candidata a una consolidación, reestructuración o quita, sólo deberá tener presente que lo ideal es usar esas alternativas como último recurso, es decir, cuando ya no sea capaz de realizar los pagos mensuales.

Sin embargo, en el caso de este tipo de comercios, es importante que revise la tasa de interés, ya que es un poco más alta que las instituciones bancarias, por lo que lo más conveniente sería negociar con la tienda para llegar a un acuerdo.

Amanda Salinas, vocera de la reparadora de deuda Resuelve tu Deuda, explicó que al igual que ocurre con los bancos, si el cliente tiene una deuda con un establecimiento comercial o con una tienda departamental, primero debe evaluar sus condiciones de pago para acercarse a la institución y exponerle el problema con el cumplimiento de sus obligaciones financieras.

“Si ha mantenido un buen comportamiento y no tiene un nivel de atraso muy severo, es más probable que el establecimiento le ofrezca un plan de pagos fijos extendido con el que pueda mantenerse al corriente, evitar que la suma se incremente y prevenir una marca negativa en su historial”, explicó.

Detalló que si el cliente ya no se encuentra en condiciones para solicitar una reestructura de su deuda, debido a que tiene un nivel de atraso muy severo o las condiciones que le ofrece el establecimiento siguen estando por encima de sus posibilidades, puede buscar la asesoría de expertos.

Salinas señaló que dependiendo de cada tienda, será la solución que le pueda ofrecer al deudor.

Indicó que el arreglo que pueda obtener el cliente dependerá mucho del monto de deuda y del establecimiento, algunas tiendas le ofrecen un plan de pagos estructurado, mientras que otras hacer un descuento del monto total de la cantidad o  poner un plazo mayor para lograr el pago.

“El arreglo que pueda obtener dependerá en gran medida del caso de cada cliente, por ello no todas las soluciones  pueden ser las mismas”, afirmó.

Luis Miguel Gutiérrez, director de la reparadora de crédito Solución Capital, indicó que un factor que se debe tomar en cuenta antes de reestructurar una deuda con una tienda departamental son los interés moratorios que cobran este tipo de comercios.

Explicó que el esquema funciona exactamente igual, pero se debe considerar que algunas tiendas departamentales tienen tasas de interés muy altas y con distintos porcentajes que van de 60 a 80 por ciento.

Coincidió que en caso de caer en mora, primero se acerque a la tienda departamental para exponer su situación y llegar a un acuerdo.

Revise las alternativas

En el caso de una consolidación de deuda, esta opción le permite agrupar todas sus deudas en una sola, con ello, la institución financiera le ofrece traspasar el saldo de varias tarjetas a un solo plástico, además de ahorrar comisiones anuales. Una de las recomendaciones es que cancele las tarjetas que consolidó y fueron liquidadas.

Mientras que una reestructuración puede llegar a un acuerdo con la tienda en cuanto a la ampliación del plazo, una reducción de la tasa de interés o la aplicación de pagos fijos.

Un punto benéfico de una reestructuración es que puede mantener una buena calificación en su historial crediticio.

La reparación del crédito es otra alternativa que tienen los deudores para llegar a un acuerdo, este consiste en que una empresa externa, en este caso una reparadora de crédito, interviene entre el deudor y la tienda departamental, para que a través de un plan de pagos, lo convierta en ahorrador y concentre el dinero de los pagos mensuales que debe hacer para cubrir su saldo.

Busque asesoría

A decir del directivo de Solución Capital, en caso de tener más dudas o requerir de una mayor asesoría, deberá acudir a la Condusef, ya que se tratan de productos financieros.

[email protected]