Contar con una buena salud engloba una vida tranquila sin muchas presiones, hacer ejercicio y monitorear su salud con un medico; pero sobre todo, tener una sana alimentación. Queda claro que en México puede resultar más barato y fácil ingerir comida chatarra; sin embargo, el costo a la larga de una mala y descuidada alimentación es mayor.

La comida es necesaria para sobrevivir, por lo que no podemos escatimar en gastos y reducir la calidad de lo que consumimos. Finanzas Prácticas, el programa de educación financiera de Visa, destacó que existe una forma de alimentarse sanamente que, de manera adicional al ahorro que implica en su presupuesto, hará que se sienta mejor tanto física como psicológicamente.

Afirmó que para llevar una dieta equilibrada no es necesario asignar una gran cantidad de recursos, sólo es cuestión de organizarse, elegir alimentos saludables, económicos y que contribuyan a mantenerse con buena salud.

Normalmente se adquieren productos industrializados que contienen grandes cantidades de azúcar y grasas que afectan su metabolismo, generando obesidad o malestares estomacales, lo cual puede representar un egreso importante en atención médica.

Recordará que en cuanto a sus finanzas personales se refiere, lo más importante es la planeación, la cual se logra con un presupuesto; pues bien, al igual que en dicho caso, para comer sano y barato el primer paso es la planeación: prepare un menú semanal y haga una lista de las compras. De esta forma evita comprar alimentos que no necesita. Recuerde ir al súper sin compañía para que sus compras no se vean influidas por alguien más.

Por otro lado, el portal nutricional Esto no es comida recordó que la mayoría de alimentos no se encuentra disponible durante todo el año, pues tienen sus temporadas, sobre todo los que corresponden al mundo vegetal. Aconsejó que se informe sobre las temporadas de los alimentos; si come naranjas sólo cuando estén disponibles seguramente estarán más ricas y le costarán menos, ya que no las tendrán que traer desde otra parte del mundo. Es una forma de no aburrirse comiendo si la economía no lo permite; cada temporada tocan alimentos diferentes, disfrute de ellas , dijo.

Destacó la importancia que tiene para ahorrar en cuanto a su alimentación que usted sea quien se cocine.

Sin embargo, dijo que un presupuesto ajustado es buen punto de partida al llamado densidad nutricional, esto quiere decir que puede que hasta no necesite tanta cantidad de comida para estar bien y por lo tanto logre gastar menos.

El programa de educación financiera de Visa recordó que en ocasiones se puede ver obligado a comer fuera de casa, debido a que algunas actividades diarias pueden ocupar mucho tiempo, lo que impide preparar sus alimentos para tener la seguridad de limpieza y calidad de éstos; sin embargo, existen restaurantes que ofrecen menús muy completos a un precio módico, pero es muy importante que preste atención al lugar donde pretende consumir para prevenir contraer alguna enfermedad.

Busque establecimientos limpios y agradables que le ofrezcan menús de bajo costo, porque al consumir por platillo, los precios se elevan sin percatarse del sobreprecio que paga. Los paquetes usualmente resultan más económicos. Tomando en cuenta estos puntos, las comidas en restaurantes no afectarán su salud ni su bolsillo.

Es muy fácil comer lo que desea a un bajo costo, sólo tiene que organizarse y analizar sus posibilidades para consumir de acuerdo con su presupuesto.

Al ser la alimentación el principal factor para contrarrestar los males que pueda presentar su cuerpo, cobra importancia realizarla de la mejor manera posible. Los gustos alimenticios culposos no están prohibidos pero sólo de vez en cuando, pues a la larga pueden costarnos demasiado física y monetariamente.

Compras inteligentes

Con el fin de que pueda mejorar su alimentación y que ello no se convierta en un problema financiero, Finanzas Prácticas aconsejó:

Evitar los productos ?de conveniencia

Elegir a conciencia los alimentos que va a consumir es un factor de ahorro importante, puesto que en ocasiones compra productos que almacena hasta olvidarse de que existen, provocando un gasto innecesario. Esta acción hace que deje de invertir en comestibles de primera necesidad y no aproveche debidamente su dinero.

Economice los productos en la preparación de sus alimentos

Evite agregar demasiado aceite al preparar sus alimentos porque, además de perjudicar su salud, es un gasto que se puede reducir. En lugar de utilizar arroz blanco, una opción para economizar es consumir arroz integral, el cual contiene mayor cantidad de nutrientes y vitaminas a un costo accesible; sustituir el azúcar de sus postres por frutas de la estación le ayudará a controlar su peso.

Aproveche las ofertas

Esté al pendiente de ofertas para que adquiera los alimentos a menor precio y pueda comprar lo que le agrada. Si de momento no lo va a ocupar, es aconsejable congelarlo para que tenga variedad en la preparación de sus alimentos sin gastar demasiado. Una manera de reducir egresos es adquiriendo productos no perecederos a granel, ya que es más económico comprar por volumen. Sólo revise las fechas de caducidad para asegurarse de que le serán útiles al ocuparlas.

Aves, carne y pescado

La carne, el pollo y el pescado son los productos de mayor costo de nuestra dieta diaria. Para ahorrar en este tipo de proteicos, los puede remplazar por leguminosas como el frijol, la lenteja y el garbanzo, acompañados de un cereal o huevos, que en conjunto le aportarán las mismas proteínas a un mejor precio. El frijol tiene muchos beneficios que pueden ayudarlo a economizar, por su riqueza en nutrientes y bajo precio.

Cuidado con las bebidas

En el caso de las bebidas, remplace el consumo de refrescos y bebidas energéticas por jugos de fruta natural o agua. Con esto disminuirá considerablemente su presupuesto en este rubro, además de ayudarle a mantener un cuerpo saludable.

[email protected]