Guadalajara, Jal. Durante el primer semestre del año, la venta de automóviles nuevos en el país mostró un reflejo claro de las condiciones económicas, políticas y sociales que enfrenta cada región del territorio nacional.

De acuerdo con el reporte Ventas Plaza por Estado, elaborado por la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA), mientras seis estados registraron tasas de crecimiento a doble dígito, impulsados por su dinamismo económico y la generación de empleo, en las entidades del Sureste y Golfo de México las ventas se desplomaron por factores como la quiebra en sus finanzas públicas y el decrecimiento de su economía.

Según el reporte de AMDA, los seis estados cuyas ventas se ubican por encima de la comercialización promedio del país son Baja California, Baja California Sur, Aguascalientes, Nayarit, Colima y Jalisco.

En este grupo, el mayor crecimiento porcentual lo obtuvo Baja California al comercializar 21,495 autos nuevos entre enero y junio de este año; es decir, 4,652 vehículos más que en el mismo período del 2016, cifra que supuso un crecimiento de 27.6 por ciento.

Baja California Sur vendió 5,701 unidades, por lo que tuvo un incremento de 25.2%, que representan 1,147 autos adicionales. El tercer mayor aumento lo registró Aguascalientes al vender 11,880 autos nuevos; es decir, 24.8% o 2,363 unidades más.

Las otras entidades que registraron crecimiento a doble dígitos en sus ventas son Nayarit (3,383 automóviles vendidos), Colima (5,970) y Jalisco (66,630), lo que significó un ascenso de 18.6, 14.8 y 11.5%, respectivamente.

De acuerdo con el director general adjunto de AMDA, Guillermo Rosales Zárate, el crecimiento en estas entidades obedeció a la estabilidad económica que genera empleos y al aumento en las opciones de crédito para más estratos económicos.

Estos niveles quedaron muy por arriba del avance promedio en ventas del país que alcanzó 2.9% , refirió.

Desplome en nueve entidades

En contraste, nueve entidades del país situadas en el Sureste y Golfo de México, registraron un desplome en las ventas de autos nuevos, como resultado de la quiebra en las finanzas públicas estatales, situación negativa en la extracción de petróleo y problemas de inseguridad.

En este grupo se encuentran los estados de Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán, Tamaulipas, Oaxaca, Querétaro, Hidalgo y Chiapas.

La entidad con el mayor desplome fue Veracruz que cayó 18.7% al vender 26,817 autos nuevos, es decir, 6,171 vehículos menos que en el primer semestre del año anterior.

La venta en Tabasco se redujo 12.8% al comercializar 9,292 vehículos en total, lo que supone 1,363 autos menos.

Campeche disminuyó 10.7%, Yucatán 6.6%, Tamaulipas 4.7%, Oaxaca 4.6%, Querétaro 0.8%, Hidalgo 0.6% y Chiapas, 0.1 por ciento.

[email protected]