Cancún.- El sector hotelero de Cancún ve no sólo como un error el que el tren Transpeninsular llegue a Punta Venado en su primera etapa, sino que se trata de una estrategia para detonar el añejo proyecto de un puerto de cruceros en la Riviera Maya, mismo al que se han opuesto rabiosamente los hoteleros, como alguna vez declaró el recién fallecido Fernando García Zalvidea, propietario de la cadena Royal.

El líder de la Asociación de Hoteles de Cancún, Roberto Cintrón, asegura incluso que hay intereses de las navieras más grandes de Estados Unidos por establecer un puerto de cruceros en la Riviera Maya.

Los estudios preliminares del tren Transpeninsular consultados por El Economista refieren que, en efecto, Punta Venado fue escogido como punto de llegada del tren entre otras cosas por representar la opción más económica y por ser el puerto de mayor calado en el Golfo de México y el Caribe que permitiría el arribo de embarcaciones de grandes dimensiones.

¿Por qué llevar un tren desde una ciudad de millón y medio de habitantes a un lugar como Punta Venado donde no vive nadie; por qué no dicen la verdad, por qué no dicen que detrás de todo esto están las navieras estadounidenses que siempre han querido instalar un puerto de cruceros en la Riviera Maya, que además de todo, destrozaría la hotelería establecida de Cancún, Playa del Carmen y Yucatán , cuestionó el hotelero.

El estudio preliminar costo-beneficio elaborado por la firma Adhoc sobre el tren Transpeninsular establece que este proyecto ferroviario abre la posibilidad de convertir la actual terminal marítima de Punta Venado en un Centro Logístico de Carga y distribución de pasajeros de crucero hacia los principales destinos turísticos y arqueológicos de la península de Yucatán.

Las proyecciones del documento hablan de una terminal en Mérida y dos en Punta Venado, una para dar servicio a una Terminal de Cruceros y otra para atender a los tráficos de pasajeros que accederían al tren por la vía Cancún–Tulum en una segunda etapa del proyecto.

La posibilidad de un puerto de cruceros canibalizaría al turismo y provocaría estancias más cortas y derramas mucho menores en la hotelería establecida , declaró en su momento a este medio Alejandro Zozaya Gorostiza, presidente del grupo hotelero amResorts.

Estudio Situacional del Caribe Mexicano elaborado por la Unicaribe en 2012 establece que, en el caso del turismo internacional en México, el país ha tenido un crecimiento muy bajo en lo que va del siglo, tanto en número de turistas (10.2% entre el 2000 y el 2011), como en ingresos (52.75%), lo que le ha hecho perder posiciones entre los principales destinos turísticos del mundo, así en volumen como en ingresos turísticos.

Establece también que los turistas que llegan por vía aérea generan un gasto de hasta 819.43 dólares durante su estancia, mientras el que llega vía crucero solamente deja una derrama de 86.63 dólares.