Monterrey, NL. Lo más importante de la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), es que sea trilateral, no bilateral, para continuar siendo la región económica más importante del mundo, afirmó Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Sobre todo porque México ya tiene un Acuerdo Global y Progresivo para la Asociación Transpacífico (TPP-11) y un Tratado de Libre Comercio México Unión Europea (TLCUEM).

Así lo comentó a los medios, al término de la inauguración del primer centro de entrenamiento experimental en México, llamado Advanced Manufacturing Capability Center (AMC2), dentro del Parque de Investigación e Innovación Tecnológica (PIIT).

Sostuvo que las negociaciones van avanzando y que 20 de los 30 capítulos ya se cerraron. “Se ha ido avanzando, hay voluntad de los tres países, estamos positivos que podamos avanzar y cerrar (el TLCAN)”.

En los próximos días el equipo negociador del Tratado visitará Washington y buscará defender los puntos sensibles, como la inclusión de la Cláusula Sunset o cláusula de caducidad y el tema de estacionalidad, es decir, que las exportaciones mexicanas dependan de las temporadas agrícolas en Estados Unidos.

A su vez, Eugenio Salinas, coordinador del Cuarto de Junto en Concamin, informó que se ha avanzado en los capítulos de empresas del estado, medio ambiente y propiedad intelectual.

Toda esta semana se lograron grandes avances en esas áreas, “han tenido formalidad de bilateralidad las negociaciones, pero para que al fondo termine en un tratado trilateral, se está haciendo en Washington”, subrayó Salinas.

Éste miércoles estarán de nuevo en Washington con la idea de que una vez que se hayan acordado los temas álgidos entre México y Estados Unidos, de inmediato se incluya a Canadá, porque trae otros temas prioritarios en su agenda: acceso de lácteos y el capítulo 19 de solución de controversias en prácticas desleales, explicó.

El objetivo es que “Canadá sea el de la propuesta inicial y después entremos en las negociaciones trilaterales en la próxima semana”, comentó Salinas.

Tema neurálgico

“El automotriz ha sido un tema neurálgico (…) hay voluntad de avanzar en esa parte”, enfatizó Francisco Cervantes.

En el tema de los salarios, dijo que cada país lo ajustará de acuerdo a su competitividad y no puede dispararse, “ya se entendió esa parte”, aseguró.

En contexto, El Economista publicó que Estados Unidos impulsa medidas restrictivas al comercio al pedir que 40% del contenido de un automóvil, o 45% de una camioneta pick up se fabriquen con mano de obra pagada a 16 dólares por hora, para poder exportar sin cobrar aranceles. Sin embargo, en México, se pagan alrededor de 3 dólares por hora.

En cuanto al contenido regional “vamos bastante bien y sentimos más relajada a la parte automotriz”, indicó el presidente de Concamin.

México propuso incrementar de 62.5% a 70% el valor de contenido regional para que un vehículo nuevo se comercialice sin pagar aranceles entre los tres países. Esa tasa es menor a la que pide Estados Unidos de 75% y es más alta con respecto a la de 62.5% vigente en el TLCAN actual.

Aún no se toca el tema de la aplicación de 25% de aranceles a las importaciones de acero y 10% de aluminio, “quedan como una medida de presión pero estamos buscando que eso no contamine la negociación, ahorita el paso uno es  la modernización del TLCAN y luego el tema de aranceles”, recalcó el presidente de Concamin.