La actualización del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM) abrirá los servicios marítimos, de telecomunicaciones, de correo y mensajería entre ambos, según el acuerdo en principio firmado entre ambas partes.

El nuevo TLCUEM contendrá la obligación de mantener el acceso abierto y no discriminatorio a los servicios marítimos internacionales (transporte y servicios relacionados), así como el acceso a los puertos y servicios portuarios.

Por cuanto a los servicios de entrega (correo y mensajería), el acuerdo incluye disposiciones sobre obligaciones de servicio universal, licencias y la independencia de los reguladores. A la vez, garantizará la igualdad de condiciones entre los proveedores de servicios postales y de mensajería de la Unión Europea y sus competidores mexicanos, como Mexpost (Servicio Postal Mexicano).  El TLCUEM 2.0 estipula un conjunto de reglas orientadas al consumidor, como las relacionadas con la portabilidad numérica, el roaming móvil o la confidencialidad de las comunicaciones.

El acuerdo contiene definiciones específicas, excepciones y disciplinas sobre nuevos servicios financieros, transparencia, organizaciones de autorregulación y sistemas de pago y compensación. Muchas de estas disposiciones se basan en normas elaboradas por la Organización Mundial del Comercio (OMC), al tiempo que abordan las especificidades del sector de servicios financieros.

La UE y México acordaron permitir que cónyuges e hijos acompañen a aquellos que son proveedores de servicios o que trabajan para un proveedor de servicios. El bloque europeo exporta servicios a México por 10,000 millones de euros cada año.

FIJAN TRES OBJETIVOS EN COMERCIO ELECTRÓNICO

La UE y México también fijaron tres objetivos enfocados al comercio internacional, las empresas y los consumidores como parte de las nuevas regulaciones que establecerán en el TLCUEM.

Las disposiciones pretenden cumplir tres objetivos principales: eliminar los obstáculos injustificados al comercio por medios electrónicos, dar certeza jurídica a las empresas y garantizar un entorno en línea seguro para los consumidores. El primer objetivo se aborda mediante disposiciones que prohíben la imposición de derechos de aduana sobre las transmisiones electrónicas y la prohibición de los procedimientos de autorización que se dirigen específicamente a los servicios en línea por razones proteccionistas.

El objetivo de brindar seguridad jurídica a las empresas se aborda en disposiciones que garantizan la validez legal. Finalmente, el TLCUEM contendrá disposiciones para mejorar la confianza del consumidor en línea al garantizar reglas de protección transparentes y efectivas.

[email protected]