El gasto federalizado, que son los recursos que el gobierno federal transfiere a los estados y municipios, creció en las cuatro regiones del país, aunque el sur-sureste registró el menor aumento, de 1.6% a tasa anual real en el periodo enero-julio del 2017, debido a un incremento modesto en participaciones y aportaciones, los dos rubros de mayor peso.

Violeta Rodríguez del Villar, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sostuvo que este comportamiento el ajuste presupuestal que llevó a cabo el gobierno federal para pagar parte de su deuda.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, los estados sureños con variaciones negativas en el gasto federalizado fueron Tabasco (5.5%), Oaxaca (1.4%) y Quintana Roo (0.9 por ciento).

Al respecto, Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), señaló que antes de la reforma a la Ley de Coordinación de Fiscal en el 2007, Tabasco era el estado que más participaciones recibía, pero con el cambio dicho rubro fue disminuyendo, a lo que se sumó la merma petrolera que hizo, sobre todo en el Ramo 28, que cayeran aún más.

En tanto, las entidades de esta zona de México con los mayores incrementos en la trasferencia de recursos fueron en Veracruz (6.7% a tasa anual), Yucatán (4.5%) y Chiapas (2.3 por ciento).

Meléndez Aguilar indicó que Veracruz es una entidad que ha incrementado más sus niveles de pobreza, por lo que la fórmula de las aportaciones le benefició para recibir más recursos, además de no ver una merma tan severa en sus participaciones derivada de la baja petrolera, por contar con una economía relativamente más diversificada que otros estados petroleros.

Asimismo, en marzo de este año el Congreso veracruzano decretó el Programa de reducción del gasto para el rescate financiero de Veracruz 2016-2018, el cual establece, entre otras cosas, autoriza celebrar uno o varios financiamientos por la cantidad de 46,000 millones de pesos.

Contrario a lo observado en la región sur-sureste, y con un total de 344,242.9 millones de pesos en los primeros siete meses, el centro tuvo el mayor incremento en el gasto federalizado, con una variación anual real de 4.5 por ciento.

Las entidades con incrementos fueron Ciudad de México (11.9%), Morelos (7.6%) y Estado de México (2.9%), mientras las caídas, en Puebla (3.7%), Tlaxcala (1.5%) e Hidalgo (1.3 por ciento).

Recaudación

El monto de las participaciones federales depende de los recursos que el gobierno federal recaude vía impuestos e ingresos petroleros, por lo que indirectamente depende de los niveles de actividad económica y petrolera que se registren.

La región centro concentró la mayor cantidad de recursos correspondientes al Ramo 28, con un total de 160,160.7 millones de pesos, que significó un incremento anual de 10.1 por ciento.

Las entidades de esta región que tuvieron los ascensos más altos fueron Morelos (14.6%), Estado de México (14.2%) y Puebla (12.2 por ciento).

Rodríguez del Villar explicó que en el Estado de México y Puebla, el aumento respondió a que son territorios con un mejor desempeño económico y mayores capacidades recaudatorias, sobre todo en el caso del primero, que es uno de lo que más recauda impuestos por motivos de población, ubicación y por alojar empresas matrices.

El sur-sureste el menor aumento en el rubro de participaciones, con 3.7% a tasa anual real, las cuales ascendieron a 98,228.4 millones de pesos. Debido a los efectos económicos negativos derivados del retroceso de la actividad petrolera, las participaciones disminuyeron en Campeche (18.1%) y en Tabasco (9.3 por ciento).

El analista del CIEP señaló que se vieron afectados en gran medida por la crisis petrolera, pero, precisó, Campeche fue más afectado debido a que recibía una mayor cantidad de recursos vía participaciones derivados de este sector.

Los mayores crecimientos del Ramo 28 se observaron en Veracruz (14.2%), Quintana Roo (10.3%) y Yucatán (9.8 por ciento).

Meléndez Aguilar expuso que en Veracruz la diversidad de industria le permitió tener cierto nivel de estabilidad económica, pese a la caída en la actividad petrolera, por lo que la fórmula de distribución no lo perjudicó tanto. En Quintana Roo, dijo, fue el turismo lo que impulsó la economía de la entidad y permitió que se viera un mayor dinamismo.

Combatir rezagos

Las aportaciones federales son recursos que se destinan a subsanar los rezagos de estados y municipios en materia de salud, educación, infraestructura, desarrollo social y saneamiento financiero, entre otros aspectos.

El monto del sur-sureste fue el más elevado de las cuatro regiones, por 117,815.8 millones de pesos, y el único que exhibió un aumento anual real, de 1.0%, entre enero y julio de este año.

Así, el Ramo 33 se incrementó en Oaxaca, Quintana Roo, Chiapas, Veracruz, Yucatán y Campeche, y descendieron en Guerrero y Tabasco.

Meléndez Aguilar explicó que Chiapas y Oaxaca, por ser las entidades más rezagadas en la región y en el país, captaron más recursos por el rubro de aportaciones, que va dirigido particularmente a los estados con dichas características.

La zona centro fue la que presentó la disminución más pronunciada en aportaciones (2.6%), donde se comportaron de igual forma Ciudad de México, Hidalgo, y Puebla; los aumentos se reflejaron en Estado de México, Tlaxcala y Morelos.

La investigadora de la UNAM resaltó que en estos territorios la contracción se debió a que son de las entidades menos rezagadas en términos de infraestructura social, por lo que este rubro no les destina tantos recursos, ya que, añadió, las aportaciones tienen por objeto principal apoyar a los estados más rezagados.

El Estado de México tienen una situación económica muy heterogénea (...) cuenta con algunos de los municipios más pobres del país, por lo que se canalizaron más recursos de aportaciones, que tiene fines distributivos , detalló Violeta Rodríguez.

[email protected]