Medio millón de clientes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sufrió un tercer apagón en lo que va del año en la península de Yucatán —en esta ocasión de menos de 20 minutos— por la salida de operación de dos líneas de transmisión, incidente que investigan la estatal mexicana y el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

La CFE informó que la salida de operación de dos líneas de 400 kilovoltios provocó afectaciones al suministro de alrededor 500,000 usuarios en la península de Yucatán, por lo que ya investiga la causa del incidente.

“Salieron de operación dos líneas de 400 kilovoltios que alimentan la península, afectando a cerca de 500,000 usuarios de los estados de Quintana Roo y Yucatán, duró sólo 11 minutos en Yucatán y 18 en Quintana Roo. CFE y Cenace investigan las causas”, precisó la empresa.

El pasado 4 de abril, y por segunda vez en lo que va del año, un incendio generó un apagón prácticamente general en las principales ciudades de la península de Yucatán, que según la CFE fue provocado por un incendio en la quema de plantaciones de caña de Campeche, provocando la salida de operación de la Red Nacional de Transmisión en 400 kilovoltios que da suministro eléctrico a la península. En esa ocasión, la falta de suministro eléctrico afectó a 1.6 millones de clientes, lo que representó 85% de los usuarios de los estados de Quintana Roo, Yucatán, Campeche.

Casi un mes antes, se registró el primer apagón prácticamente general en la península de Yucatán que duró casi una hora y que en esa ocasión fue provocado por otro incendio por quema de caña en el ingenio de La Joya, en Campeche. Entonces, el incidente provocó que las líneas de transmisión Escarcega-A3Q20-Ticul y Escarcega-A3Q30-Ticul, doble enlace en 400 kilovoltios salieran de operación alrededor de las 7 de la noche, lo cual derivó en la suspensión del servicio de energía eléctrica en los municipios de Cancún, Playa del Carmen, Felipe Carrillo Puerto, Chetumal y Mérida. En total resultaron afectados 351,728 usuarios, de los cuales 254,045 fueron en Yucatán y 97,683 en Quintana Roo.

Capacidad suficiente

Sin embargo, el 11 de abril pasado, el director general de la CFE, Manuel Bartlett, negó que existan riegos de desabasto o apagones en la península de Yucatán, ya que hay capacidad suficiente de generación, además de que reforzarán una red de transmisión alterna para evitar incidentes para lo que invertirán 2,000 millones de pesos.

La generación es suficiente para abastecer el consumo, ya que en la península la demanda máxima en verano es de 2,000 megawatts, mientras que la capacidad instalada es de 2,200 megawatts y la región está conectada a la red nacional.

De acuerdo con el director general de CFE Transmisión, Noé Peña Silva, la compañía trabaja en una doble línea, con el fin de darle mayor confiabilidad a la red de transmisión que interconecta el sureste con la península de Yucatán.

estados@eleconomista.mx