Tijuana, BC. Las ventas en los comercios de San Ysidro -distrito de San Diego- se desplomaron hasta 60% al inicio de este año, a raíz de las protestas en los puertos fronterizos de Baja California y del llamado a no cruzar la frontera para incentivar el consumo interno.

Así lo refirió el presidente de la Cámara de Comercio en San Ysidro -California-, Jason Wells, quien manifestó que la caída del consumo inició desde hace dos años, con la depreciación de peso frente al dólar, ya que desde ese periodo registraron una pérdida de hasta 40% en sus ventas, en relación con el lapso anterior.

El problema, dijo, es que en enero pasado esa disminución llegó a 60%, debido a que la incertidumbre respecto a las políticas binacionales entre México y Estados Unidos ocasionó fricciones entre la población, la cual incluso llegó a emitir un llamado para no comprar en territorio estadounidense.

Tijuana, al igual que San Ysidro, depende totalmente de los servicios de turismo. Estamos buscando las maneras de trabajar en conjunto y no poner barreras nosotros mismos antes de que empiecen a construir el muro entre México y Estados Unidos .

El líder comercial explicó que los establecimientos al otro lado de la frontera dependen hasta 88% de los compradores mexicanos; de acuerdo con estimaciones de la Cámara de Comercio, durante los fines de semana al menos 22,000 personas cruzan la frontera a pie para adquirir algún producto o servicio en California.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) en la cuidad, Mario Escobedo Carignan, indicó que, según cifras de la Asociación de Gobiernos de San Diego (Sandag, por su sigla en inglés), cada año se fugan de Tijuana hacia al otro lado de la frontera entre 6,000 y 7,000 millones de dólares en consumo.

Pese a la fuga de consumidores, Escobedo Carignan advirtió de que sería un error continuar con la tendencia que han mantenido los gobiernos de México y Estados Unidos con respecto a cambiar las cláusulas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y, derivado de ello, generar mayor incertidumbre para los inversionistas y comerciantes de la región.

El llamado que hemos hecho y que mantiene la cámara para consumir productos mexicanos es porque vemos una oportunidad, y en apoyo a la producción interna, pero también como región promovemos el comercio binacional, porque por sí sólo California y Baja California son potencia en ambos países .

Campaña

El 22 de febrero pasado la Canaco-Servytur lanzó la campaña Yo Compro en Tijuana para impulsar el consumo interno, también como una estrategia para contrarrestar las políticas proteccionistas del presidente estadounidense, Donald Trump.

Al respecto, Escobedo Carignan expuso que el proyecto continuará, pero sin dañar la relación con sus homólogos del otro lado de la frontera, ya que la dependencia es mutua. Primero, porque San Ysidro depende del consumo de mexicanos; y segundo, porque hay comerciantes nacionales que prefieren comprar insumos del lado estadounidense.

Según una encuesta que hizo la universidad local, si Tijuana quiere competir con comerciantes del otro lado debe cambiar algunos puntos. La gente prefiere comprar allá porque hay más variedad, por la atención y, al final, por el precio; las dos primeras partes las podemos trabajar, si queremos bajar la fuga de consumidores .

[email protected]