Puebla, Pue. La empresa Relojes Centenario, única en fabricar unidades monumentales en toda América Latina, busca consolidar su crecimiento externo en los siguientes años.

Con 94 años de vida en Zacatlán, al norte del estado, y 40 empleados, la firma tiene entre 80 y 100 pedidos para el 2012, principalmente para embellecer explanadas de catedrales, centros comerciales, municipios y empresas, entre otros centros públicos y privados.

La compañía poblana realiza todas las partes de los relojes, desde la maquinaria hasta la estructura externa.

La fábrica -fundada por Alberto Olvera Hernández, quien falleció el 13 de enero de 1980- ha armado a la fecha más de 1,500 relojes y se ha convertido en uno de los principales atractivos de Zacatlán, nombrado Pueblo Mágico en marzo del 2011.

El costo de los relojes monumentales, que está definido por el tamaño y estilo, va desde 45,000 pesos. Uno de los más caros que hicieron se encuentra en el Centro Joyero, en Guadalajara, el cual tuvo un precio de ?1 millón 500,000 pesos.

José Luis Olvera Cárdenas, gerente general de la firma, destacó que entre los trabajos más emblemáticos está el reloj del Parque Central de Zacatlán, donado por Relojes Centenario en 1986, cuyas carátulas miden, cada una, 5 metros de diámetro, característica que lo hace ser el primero y único en todo el mundo, pues tiene nueve melodías para alegrar el ambiente cotidiano, alternando las canciones durante las diferentes estaciones del año.

También están los del Parque Hundido, en la ciudad de México, que tiene una carátula de 10 metros de diámetro, y el de la Basílica de Nuestra Señora del Roble en Monterrey, Nuevo León, con ?4 metros de diámetros.

Comentó que el éxito de la empresa está en mantener toda la producción en forma artesanal, pero ajustándose a las nuevas tecnologías y a las exigencias de sus clientes, pues cada pieza es diferente en tamaño, funcionamiento y acabado.

Hemos realizado relojes monumentales para presidencias municipales, catedrales, centros comerciales, universidades, edificios y plazas públicas, tanto en México como en otros países, cuya calidad de nuestros trabajos nada tiene que pedirles a los de compañías de origen alemán, italiano y francés , externó Olvera Cárdenas.

VAN POR CENTROS DE DISTRIBUCIÓN

Una de las metas a corto plazo de la compañía es tener distribuidores comerciales. Chile y Argentina son los países donde podría darse ese vínculo para vender con mayor periodicidad, ya que siempre ha realizado sus ventas en forma directa.

Desde hace ocho años, la compañía es constante en su mercado exportador, al tener entre sus clientes gobiernos y empresas de Argentina, Belice, EU, España, El Salvador, Francia, Guatemala, Honduras, Inglaterra y Puerto Rico.

INTEGRAN MUESTRA EN MUSEO

La fábrica cuenta con un museo de relojes denominado Alberto Olvera Hernández que, como parte de los atractivos del municipio, recibe en promedio 1,200 visitantes al mes y en temporadas altas hasta 3,500 personas en una semana. Los asistentes pueden ver en las fachadas de viernes a domingo un espectáculo de siete personajes que bailan al ritmo de la música de siete estados.

[email protected]