Querétaro, Qro. Mitsubishi Electric ha encontrado en San Juan del Río una demarcación estratégica, que funge como un centro de producción para las dos plantas que la firma nipona estableció en esta entidad.

Es desde este municipio donde la compañía alberga la planta I en la que produce elevadores y la planta II, donde fabrica motores de tracción y cajas de control para trenes eléctricos.

En el caso de la segunda planta, destaca por ser el único centro de producción fuera de Japón y de donde se exporta a cuatro continentes entre 90 y 95% de la producción generada, detalló el gerente de Ingeniería de la División Transporte de la planta II de Mitsubishi Electric de México, Francisco Díaz.

La producción se coloca en Asia (en países como Hong Kong), Europa (Turquía), América (especialmente Norteamérica y Sudamérica, en países como Estados Unidos y Chile) y Oceanía (Australia).

En la planta II, anualmente se producen entre 950 a 1,000 motores; es decir, entre 47.5 y 50% de una capacidad de producción de 2,000 piezas.

“Esa planta exporta a todo el mundo. En el caso de la planta I —que es de elevadores— estamos exportando a Estados Unidos y a Sudamérica, pero sólo la planta II produce hacia todo el mundo”, detalló.

En esta división, Mitsubishi Electric participa en proyectos en México como en la línea del Tren Interurbano México-Toluca; también en la modernización de la Línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo Metro en la Ciudad de México.

“(Para la Línea 1 del Metro) los trenes eléctricos ya los están fabricando, es una empresa española que está fabricándolos en México y nosotros estamos proveyendo de motores y cajas para ese proyecto en específico”, añadió el directivo.

Contextualizó que entre 60 y 70% de las líneas de transporte de la Ciudad de México tiene componentes de Mitsubishi.

En San Juan del Río, la compañía produce equipo eléctrico de tracción para diversos tipos de trenes, especialmente de transporte masivo de pasajeros.

Operación

En tanto, la planta I opera a 50% de su capacidad, dado que anualmente se producen 1,000 elevadores, de una capacidad instalada para fabricar 2,000 piezas.

La compañía programa producir la totalidad de su capacidad en el 2020, mientras que para el 2025 planea incrementar entre 3000 y 4,000 unidades, buscando que se convierta en la planta número uno en fabricación de elevadores de América.

Entre ambos complejos, la firma emplea a 400 personas, 200 en cada una. La planta I comprende 37,400 metros cuadrados, mientras que la segunda es de 13,600 metros cuadrados, de acuerdo con información de la firma.

Flujos negativos

En este contexto, durante el 2017 la Inversión Extranjera Directa (IED) de origen japonés registró un flujo negativo por 1.5 millones de dólares en el estado, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía.

Este comportamiento de la inversión japonesa no se reportaba desde el 2010, cuando presentó -8.2 millones. Del 2011 en adelante, la IED japonesa fue positiva, ya que en el 2015 ascendió a 107.4 millones y en el 2016 a 95.8 millones de dólares.

[email protected]