Querétaro, Qro. Durante este año, son 100 las empresas queretanas que formarán parte del Programa de Desarrollo de Proveedores, que tiene como finalidad aumentar las capacidades competitivas de pequeñas y medianas empresas (pymes), las cuales buscan sumarse a la cadena de suministro de grandes compañías.

A través del programa -que coordina el Centro de Competitividad de México (CCMX), aceleradora del Consejo Mexicano de Negocios (CMN),  y la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu)- se han profesionalizado a 500 empresas desde hace cuatro años que signaron la alianza.

Frente a los procesos de profesionalización de las pymes, la digitalización persiste como uno de los principales rezagos que enfrentan este tipo de firmas al buscar ser parte de las cadenas de proveeduría de grandes firmas, reto que se potenció con la pandemia por Covid-19, explicó el director del CCMX, Juan Carlos Ostolaza.

“Uno de los principales (retos) es la digitalización, ahora el contacto se vuelve digital, implica que los modelos de operación tienen que modernizarse, buscar cuáles son las herramientas digitales que les permitan desde tener un correo institucional, hasta contar con un código de barras (…) Por ejemplo si una pyme de agroalimentos quiere venderle a una cadena comercial y a lo mejor es muy bueno su producto, pero no cuenta con código de barras, nosotros los apoyamos para que cuenten con ello, los capacitamos y les damos las herramientas para que lo puedan hacer”, refirió.

Por tanto, la primera acción es identificar los rezagos que tienen las pymes, para posteriormente pasar por una fase de asesoramiento.

El programa, explicó, consiste en que las 59 grandes empresas que integran el CMN compartan mejores prácticas con las pymes, mediante una capacitación de 70 horas.

Hasta antes de la pandemia, los empresarios pymes iban directamente a los centros de producción de firmas como Mabe, Tremec y Kimberly Clark para conocer las prácticas exitosas, sin embargo, tras la emergencia sanitaria, la dinámica se realiza virtualmente.

“Es un modelo ganador, porque arranca con estas convocatorias, se hace la asesoría, identificamos sus áreas de mejora, una vez que se identifica esto se les lleva a que aprendan las mejores prácticas de las grandes empresas y que si tienen alguna deficiencia que se pueda mejorar, posteriormente  vienen los encuentros de negocios y ya se quedan vinculadas con el CCMX”, expuso.

Posterior al proceso de capacitación, se realizan encuentros de negocios, con la finalidad de que las pymes plasmen sus nuevas capacidades en contratos de proveeduría, así como en posibilidades para ingresar a las cadenas de suministro de grandes empresas.

Este año el encuentro de negocios se denomina No Touching, se realizará virtualmente mediante una  plataforma  que permite la vinculación virtual entre compradores y  proveedores. En el evento participa la Sedesu, CCMX, El Catálogo de Proveedores de la Industria de México (Capim),  entre otras organizaciones;  previsto para realizarse del 19 al 30 de octubre.

De acuerdo con el director del centro, las pymes que participan en el programa han incrementado sus ventas de 12 a 15% en promedio; además de cambios operativos que generan una reducción de costos y aumento de clientes.

La industria automotriz, metalmecánica y la agroindustria, son los sectores que han tenido mayor participación en el programa.  En el sector agropecuario -refirió- se ha vinculado a productores con cadenas de suministro de centros comerciales y procesadoras de alimentos.

En Querétaro radican 115,532 establecimientos entre formales e informales, dedicados principalmente al sector terciario: 46.1% corresponde al comercio, 42.2% servicios, 9.4% manufacturas y 2.2% al resto de actividades económicas, detalla el censo económico del 2019 que publica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Del total de unidades, 99.5% con micros, pequeñas y medianas empresas: 92% micros, 7.5% pymes y 0.5% grandes.  En total, emplean a 853,477 personas. 

estados@eleconomista.mx

kg