Puebla, Pue. El mercado de jóvenes y turistas extranjeros ha contribuido al incremento anual de 15% de la producción de cerveza artesanal en Puebla, esto desde hace cuatro años, por lo que en el 2018 se generaron 10 millones de litros de las 35 marcas poblanas.

El presidente de la Asociación de Cerveceros de Puebla (Acerpue), Alberto Soto Fuentes, refirió que a pesar de los bloqueos de firmas comerciales en bares y restaurantes, se han ido generando su propio mercado en el que no hay competencia alguna.

Comentó que la producción de cerveza con distintos sabores (chocolate-vainilla, bambú, café, entre otros), ha sido el plus de la mercancía para ser aceptados por los consumidores y eso repercute en una mayor demanda de pedidos.

Soto Fuentes indicó que con el apoyo de restaurantes, sobre todo en los corredores gastronómicos y de hoteles de la angelópolis, se dan a conocer más entre los turistas extranjeros, quienes son abiertos a probar las distintas marcas para salir de lo convencional.

“Puebla recibe visitantes frecuentes de Estados Unidos, España, Italia y Alemania, con este último se tiene a un socio comercial importante para Puebla y a su vez es proveedor de materia prima para elaborar la cerveza artesanal”, apuntó.

El consumo promedio es de tres cervezas por persona, quienes saben que a pesar del alto costo que pagan, ya que cada botella cuesta entre 40 y 45 pesos, a cambio reciben un producto de calidad.

Materias primas

El presidente de la Acerpue reconoció que el precio de la botella incrementó en promedio 30% en los últimos tres años, debido a que las materias primas - cebada, lúpulo y levadura- también se encarecieron 20% para su sector, porque son importadas de Estados Unidos, Alemania y Sudamérica, ya que en el territorio mexicano está acaparada la producción por las grandes empresas mediante agricultura por contrato.

Mencionó que dos veces al año están haciendo ferias de degustación en Puebla y su zona conurbada, a las cuales llegan en su mayoría jóvenes, mercado que se ha vuelto un importante consumidor del producto en restaurantes, lo cual reportan dueños de esos negocios, ya que se trata de una bebida gourmet.

Por otro lado, Soto Fuentes reiteró que las estrategias de bloqueo de las grandes cerveceras siguen mediante preventistas, quienes llegan con los dueños de establecimientos para ofrecerles créditos hasta de 300,000 pesos en mercancía, remodelarles sus negocios y dotarlos de mobiliario con tal de impedir que se compre a los pequeños empresarios.

“Los restauranteros que compran nuestro producto no están aceptando tales ofrecimientos, porque entienden que también somos pequeños empresarios y, con ello, hay un apoyo mutuo, además que es una bebida que ya está dentro de sus menús porque es pedida por el comensal”, abundó.

Actualmente no se tienen nuevas marcas desde hace dos años, porque además de la inversión inicial de 100,000 pesos, los interesados deben tener una capacitación y certificación en el proceso de producción, lo cual implica destinarle al menos un año en aprender la mezcla base y luego generar su propio sabor para llegar al mercado, porque eso distingue a cada producto.

[email protected]