La presidenta de la Comisión de Vivienda en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Dunia Ludlow, presentó ante estudiantes de la Fundación Getulio Vargas de Brasil los detalles de la nueva Ley de Vivienda de la Ciudad de México, aprobada en diciembre pasado por el órgano legislativo.

Al presentar un diagnóstico, detalló que en 30 años, la Ciudad de México creció en población a razón de 1.41% anual, mientras que las hectáreas construidas aumentaron cinco veces más de esa proporción.

Para México, en promedio el metro cuadrado es de 2,000 pesos, mientras que para la capital del país, en promedio, puede ir de 7,780 a 38,640; en Mérida de 871 a 2,810, y en Tijuana de 1,501 a 11,010 pesos.

Para el 2016, en promedio a nivel nacional, se demandaron 36,464.75 viviendas, mientras que en la Ciudad de México, la demanda fue de 83,375.

Existe una demanda insatisfecha de vivienda, (y para) octubre del 2016, se había cubierto únicamente 40% de la demanda de vivienda .

Destacó que con esta ley se otorgarán beneficios a los desarrolladores que construyan vivienda para los trabajadores derechohabientes de la Ciudad de México, y así satisfacer una demanda potencial que no ha sido cubierta debido al precio de las viviendas.

Infonavit cuenta con una demanda potencial de 1.18 millones de derechohabientes en la Ciudad de México, y sólo se han otorgado 424 créditos, es decir, sólo 0.04% de la demanda potencial ha obtenido algún crédito para obtener una vivienda en la Ciudad de México .

Lo recomendable, enfatizó la presidenta de la comisión, es que las personas destinen 30% de su sueldo a una vivienda. El ingreso promedio mensual es de 7,500 pesos, lo que haría que el tiempo para conseguir una vivienda de interés social, bajo estas circunstancias, fuera de 14 años y ocho meses.

Problemáticas y soluciones

Dunia Ludlow destacó que hay un problema de movilidad; las familias de bajos recursos destinan hasta 18% de sus ingresos al traslado, además de las horas que esto implica .

Aseguró que construir vivienda cerca de medios de transporte solucionará el problema de la movilidad.

Los beneficios de esta política de vivienda serán la coordinación inter e intrainstitucional, lo cual permitirá evitar duplicidades en las atribuciones y actividades de las instancias correspondientes en materia de vivienda; diseñar programas de manera coordinada con los municipios que conforman la Zona Metropolitana del Valle de México, así como disminuir costos y tiempos para los diversos trámites administrativos que se tengan que realizar en materia de vivienda. Asimismo, se crea un consejo de vivienda, que estará coordinado con el Consejo para el Desarrollo Urbano Sustentable.

Señaló que con esta ley se fomenta una vivienda vinculada al desarrollo urbano, la movilidad urbana sustentable, los espacios públicos y el medio ambiente.

ilse.becerril@eleconomista.mx