A partir del 1 de abril de este año, 2,300 trabajadoras de los Centros de Desarrollo Infantil (CENDI) recibirán dígito sindical en cumplimiento del Convenio Marco ONU-Mujeres CDMX y de la nueva cultura laboral que está presente en la administración capitalina.

Así lo dio a conocer el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, al mencionar que algunas de las mujeres beneficiadas tenían una espera de cerca de 15 años, por lo que con este anuncio ya regularizarán su situación laboral.

Explicó que con este dígito sindical este sector laboral, que atiende a cerca de 25,000 niños, gozará de horarios laborales estables, prestaciones de ley, servicio funerario y becas para licenciatura y posgrado, entre otros beneficios.

El mandatario destacó que en lo que va de su administración, 15,300 mujeres se incorporaron al Programa de Estabilidad Laboral, Nómina 8; asimismo, 5,000 trabajadoras se incorporaron a la Universidad Laboral en línea.

Estamos hablando de los derechos laborales, en donde estamos trabajando para que cada vez tengan mejores condiciones .

Constitución

El jefe de Gobierno pidió a todos los trabajadores de la Ciudad de México sumarse a la defensa de la Constitución que prevé la protección de los derechos de las mujeres.

Esta Constitución reconoce la contribución fundamental de las mujeres en el desarrollo de la ciudad, promueve la igualdad sustantiva y la paridad de género. Las autoridades adoptarán todas las medidas necesarias, temporales y permanentes para erradicar la discriminación, la desigualdad de género y toda forma de violencia contra las mujeres .

Por otra parte, el secretario de Finanzas local, Edgar Amador Zamora, indicó que la situación fiscal de la capital es sólida y sana, por lo que los programas y planes presupuestados no tienen en el corto plazo perspectiva de ser afectados, al contrario, dijo, se ampliarán los alcances de lo ya realizado.

Aseveró que la instrucción del jefe de Gobierno es proteger la red de programas sociales de la capital del país y los derechos de los trabajadores.

Nos ha dicho que no podemos tocar, que no podemos afectar los derechos de las compañeras trabajadoras de la Ciudad de México .

ilse.becerril@eleconomista.mx