El Presidente de la Junta de Concertación Política del Congreso local, Luis Antonio Rangel Méndez, desestimó las fallas estructurales de la sede donde se encuentran instalados, al considerarlas un tema administrativo que se revisará con puntualidad.

Indicó que a la ciudadanía le interesa el trabajo en materia de leyes que realicen los diputados y no la inversión que en su momento hicieron en el inmueble, la cual fue de más de 200 millones de pesos y que estarán pagando a más de 20 años.

Lo que tenemos que hacer de manera puntual y, reitero, es un tema administrativo que estaremos revisando los términos del contrato, será en el ámbito administrativo; no es la parte sustantiva de nuestro trabajo .

Indicó que las prioridades de la Legislatura local son los temas que a la gente le interesa, ver cómo abatimos los índices de delincuencia, cómo generamos mejores condiciones para la economía de los queretanos y en ese sentido es en el que estamos trabajando , sostuvo.

Rangel Méndez dijo que si bien el pago de las instalaciones se realizó con recursos públicos, se notificará a la empresa responsable de la construcción sobre los desperfectos que presenta el inmueble para que sean corregidos.

Si hay cuestiones que corregir se hará de conocimiento del contratista. En el contrato hay un margen para subsanar todo aquello que se deba subsanar , agregó.

Añadió que también en el tema financiero si hay posibilidades de que se mejoren las condiciones se realizarán, me parece que no debe ser un tema que deba generar algún tipo de polémica , advirtió el diputado, quien dijo que es un caso cerrado.

Contexto

Recientemente, el diputado Eric Salas, presidente de la Comisión de Planeación y Presupuesto de la Legislatura, dio a conocer que trabajadores del Poder Legislativo indicaron que el edificio presenta cierta inclinación, lo cual provoca que algunas áreas se inunden, además de que el aire acondicionado es disfuncional.

Ante tal situación, Salas González informó que se realizará un peritaje para evaluar la construcción del edificio, el cual se entregará a la empresa constructora Bajío Post.

Refirió que se hará valer la garantía del inmueble para que la constructora se haga responsable y descartó que los desperfectos signifiquen un riesgo para los trabajadores.

[email protected]