Guadalupe, Chih. Los gobiernos de México y de Estados Unidos entregaron el puerto fronterizo Guadalupe-Tornillo que tuvo una inversión de casi 500 millones de pesos y que une a Texas con Chihuahua.

Cuenta con seis carriles de circulación, andadores para peatones y una área de entronque (La Ribereña), junto con oficinas fiscales.

El evento fue encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto y asistieron la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Penny Pritzker, y el secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Jeh Johnson.

Peña describió que en casi 60 cruces fronterizos entre ambos países, diariamente transitan más de 1 millón de personas y 300,000 vehículos, además que se desplaza más de 70% del comercio con EU.

En tanto, el secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz, explicó que suman ya 55 puentes que unen a México con Estados Unidos y que el de Guadalupe-Tornillo viene a suspender la anterior infraestructura que data de 1938.

Destacó que el nuevo cruce albergará a más de 2,500 vehículos diarios y transitarán unas 60,000 personas por día.

Comercio in crescendo

La secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz, resaltó que tras 20 años, el comercio México-Estados Unidos creció 441%, y que la agenda de ambos gobiernos promueve la movilidad en apoyo a la productividad, al intercambio educativo, al flujo seguro y ordenado de personas, así como a la formación de capital humano.

A su vez, el secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Jeh Johnson, resaltó que desde la firma del TLC, en 1994, las exportaciones de EU a México pasaron de 41,600 millones de dólares a 240 mil millones de dólares.

En tanto, la secretaria de Comercio de EU, Penny Pritzker, apuntó que los mercados mexicano y estadounidense están conectados intrínsecamente y que la región es el escenario para la gran mayoría de la actividad comercial bilateral, y coincidió que ello será más importante a medida que se implemente el TPP.

La funcionaria también dijo que el incremento en el tráfico comercial y peatonal en las últimas dos décadas no trajo la expansión correspondiente ni la modernización de infraestructura.

Pritzker detalló que el puente inaugurado aumentará la capacidad y abrirá un nuevo camino a los clientes mexicanos, además de aliviar largas filas.

Junto con la entrega del puerto fronterizo Guadalupe-Tornillo, se inauguró un puente internacional y el entronque vial La Ribereña. Se entregó además la modernización y el equipamiento de la sección aduanera Zaragoza, que reducirá a la mitad los tiempos de ingreso y salida de mercancia e incrementará en 50% su capacidad de operación, según se detalló.

Asimismo, el gobierno mexicano comprometió la obra de libramiento de Juárez, que conecte con el nuevo puente fronterizo.

[email protected]