Puebla, Pue. Una década llevaría implementar en su totalidad la industria 4.0 entre las empresas poblanas, ya que sólo 5% ha migrado, mientras que el resto no lo hace por desconocimiento o porque considera que representará altos costos, sin ver los beneficios en competitividad.

Lo anterior consideró el vicepresidente de Tecnologías de la Información (TI), adherido a la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Adrián Rossano Camacho, quien explicó que la negativa o duda a su implementación son las medianas y pequeñas empresas, porque consideran que tendrán pérdidas si migran, a pesar de que se trata de un proceso paulatino.

Puntualizó que la industria 4.0 busca la digitalización de los procesos productivos, por lo cual aquellas empresas que adopten ese sistema deben empezar por desarrollar software, cuyo tiempo no es de uno o dos meses, sino de una planeación para migrar.

Bajo este contexto, consideró que autoparteras, empresas de agroalimentos, textileras, fábricas de plásticos, así como negocios de turismo y de salud, son susceptibles a realizar esa transformación.

Indicó que las plantas Volkswagen de México y Audi, son los ejemplos claros en Puebla de haberlo implementado, mientras que el 60% se encuentra en la industria 3.0, que se refiere a la conjunción de tecnologías de las comunicaciones, desarrollo y uso del internet, así como de las energías renovables.

“El resto de las empresas se estancó en la segunda revolución industrial para seguir produciendo en cadena, a pesar de que los nuevos tiempos obligan a mejorar los procesos productivos que se reflejen en una mayor rentabilidad de la infraestructura instalada”, apuntó.

Promueven con BUAP migración

Comentó que junto a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) trabajan en un proyecto de impulsar la industria 4.0, en que se hace hincapié del beneficio que implicará hacer esa migración, pero que tardará en consolidarse.

Rossano Camacho reiteró que Puebla quiere ser el promotor de esa industria no sólo entre los empresarios locales sino que abarque varios estados circunvecinos, siguiendo el ejemplo de Monterrey que tiene un clúster y lleva la batuta en el norte del país.

Indicó que cada empresa debe marcar sus tiempos en función de su tamaño, pero con respecto a la implementación, sin la debida promoción tardará más de una década, por ello se tiene el interés de hablar de los costos-beneficios para acortar ese plazo.

“Las firmas están más que convencidas que en Puebla no pueden perder oportunidades, las cuales otros estados están aprovechando y con menos empresas, apuntó.

Dijo que en las condiciones actuales de las industrias locales no se genera una mayor competencia, al insistir en que se deben mejorar los procesos para ser más competitivas.