Cancún, QR. El gobierno de Quintana Roo lanzó una licitación pública para la contratación de instrumentos derivados de deuda que permitan mantener una tasa de interés fija en cinco empréstitos contraídos ante instituciones bancarias.

En la convocatoria se lee que el objetivo de la licitación es “mitigar los riesgos asociados a la tasa de interés en el mercado de dinero de los financiamientos constitutivos de la deuda pública directa de largo plazo del estado de Quintana Roo”.

Se trata de contratos de intercambio de flujos llamados swap, para la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) a 28 días.

La cobertura que se contratará será para créditos de 3,000 millones de pesos, 1,500 millones, 4,500 millones, 786 millones y otro más de 1,500 millones; todos ellos con Banobras.

La convocatoria señala que el plazo de los instrumentos derivados deberá ser de hasta 10 años, equivalentes a 3,561 días. “Conforme a lo anterior, la fecha de inicio de los instrumentos derivados para dar cobertura a los créditos será el 25 de septiembre de 2020, y la fecha de terminación el 25 de junio de 2030”.

La fuente de pago de éstos serán participaciones federales del estado (excluyendo la parte municipal), que fungen para los créditos originales y los nuevos contratos adquiridos mediante la presente operación con tasas de 13.6% en el crédito de 3,000 millones de pesos; 6.8% en el de 1,500 millones; 20.4% para el de 4,500 millones; 6.8% para el otro de 1,500 millones, y de 3.6% para el de 786 millones.

Yohanet Torres Muñoz, secretaria de Finanzas y Planeación de Quintana Roo, dijo que el panorama actual derivado del Covid-19 orilló a la administración de Carlos Joaquín González a recurrir a este tipo de instrumentos que ofrece el mercado financiero, para garantizar el pago de los compromisos crediticios que heredó de anteriores gobiernos estatales.

Lo anterior, luego de que entre enero y el 15 de junio de este año, el gobierno de Quintana Roo ha visto reducido su presupuesto anual en 11.86%, equivalente a 2,085 millones de pesos, de los cuales al menos 800 millones corresponden a aportaciones y participaciones federales; a ello se suman 1,300 millones de pesos que la entidad no ha recaudado por Impuesto al Hospedaje e Impuesto sobre la Nómina, principalmente.

estados@eleconomista.mx