El gasto neto del sector público presupuestario de la capital del país alcanzó un monto de 119,153.1 millones de pesos durante el periodo enero-septiembre del 2016, que significó un incremento de 7.9% a tasa anual real, el mayor nivel en siete años, de acuerdo con datos de la Secretaría de Finanzas de la Ciudad de México.

Además, la cifra de 119,153.1 millones de pesos, que representó un avance de 96.3% respecto de la meta programada al periodo del informe, manifiesta un récord histórico. Sin embargo, esta dinámica no afectó las finanzas públicas de la entidad, que mostraron un desempeño favorable en el equilibrio presupuestal.

Lo anterior, debido a que los ingresos observados al tercer trimestre de este año ascendieron a 166,850.9 millones de pesos, con un aumento anual real de 8.3 por ciento.

Como resultado del comportamiento de los ingresos y egresos, se presentó una disponibilidad de recursos temporal, situación que se explica, principalmente, por los resultados alcanzados en el caso de los ingresos propios del sector gobierno, por las gestiones para la captación de ingresos de origen federal, así como por la continuidad con la política de gasto de prever que la estacionalidad de los egresos se correlacionara con la ejecución de las acciones y proyectos de las distintas unidades responsables del gasto.

Del gasto neto ejercido, 94.3% se destinó al gasto programable y 5.7% correspondió al gasto no programable, que significó que del total del presupuesto ejercido a septiembre de este año, más de 94 centavos de cada peso se destinaran a la provisión de bienes y servicios públicos a los capitalinos.

El gasto no programable registró 6,843.6 millones de pesos, cantidad que incluye el gasto por el servicio de la deuda y lo correspondiente al subsidio a la tenencia vehicular, así como a otras contribuciones del gobierno.

El gasto programable alcanzó 112,309.6 millones, con una variación anual de 4.5%, en términos reales; de lo registrado, 79.3% correspondió al gasto corriente, vinculado a la operación de los servicios públicos y de los programas sociales, y 20.7% al gasto de capital, que se destina a la conservación y ampliación de la infraestructura de la Ciudad de México.

Del registro de 89,052.3 millones del gasto corriente, este ejercicio presupuestal se observó principalmente en servicios personales, transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas y servicios generales; por concepto de gasto de capital se registraron 23,257.2 millones de pesos, mismos que se orientaron, en mayor medida, a la inversión pública.

El desempeño favorable del gasto programable se combinó por la contención del gasto corriente (al trimestre no observó incremento respecto al 2015) y por un aumento real de 26.5% en el gasto de capital.

En el caso del gasto corriente, resultó de la baja en el consumo de materiales y suministros por parte de COMISA, en virtud del convenio que suscribieron en el 2015 con la Secretaría de Educación Pública para la impresión de diversos materiales que no fue recurrente para el presente ejercicio; de la implementación de un proceso de modernización en la producción de la Planta de Asfalto que motivó la reducción de actividades en ese órgano desconcentrado, para coadyuvar en la mejora de las condiciones ambientales de la ciudad, y de un menor gasto vinculado al proceso electoral del 2015 que se reflejó tanto en el Instituto Electoral como en el Tribunal Electoral, así como el hecho de que la Asamblea Legislativa no contó con recursos adicionales durante el presente ejercicio.

Sobre el gasto de capital, el incremento anual real obedeció a que se orientaron recursos para avanzar en la construcción del Tren Interurbano de pasajeros Toluca-Valle de México y para el pago por los avances en los trabajos de reforzamiento de escaleras en estaciones de la Línea 2, la instalación de elevadores, la modernización de diversas estaciones de la Línea 1 y la rehabilitación de las líneas B y 7.

Además, en el marco de la implementación al Sistema de Justicia Penal, se dotó de mayores recursos al Tribunal Superior de Justicia, a efecto de que éste realice la construcción de juzgados penales orales; también se adquirió un mayor número de cámaras de videovigilancia con respecto al año anterior.

Otros dos puntos importantes que ayudaron al comportamiento del gasto de capital fue una mayor erogación de recursos por el pago de la prestación de servicios a largo plazo de un lote de 30 trenes de rodadura férrea para la Línea 12, así como la continuación del fortalecimiento del fondo para estabilizar los recursos presupuestales de la administración pública local, que serán destinados a la atención de contingencias y emergencias epidemiológicas y de desastres naturales.

El director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz, refirió que los ingresos en términos generales de la capital son buenos gracias al aumento de ingresos propios, que permite cierto grado de independencia respecto a las participaciones federales.

ilse.becerril@eleconomista.mx