La muerte del escritor mexicano Carlos Fuentes deja una profunda tristeza y con él también fenece la época del Boom Latinoamericano, el movimiento literario de las letras españolas, expresó quien fuera su alumna en la Universidad de Harvard, la escritora queretana Aracely Ardón.

Fue mi profesor de 1984 a 1985 en la Universidad de Harvard, de Novela Latinoamericana y la Vida de los Caudillos de Latinoamérica, era una mente brillante de México y con él concluye la época del Boom Latinoamericano, el movimiento de las letras españolas , manifestó.

Carlos Fuentes perteneció al grupo de narradores de Latinoamérica que estaban en el mapa de la vida cultural, aunque todavía está Gabriel García Márquez. En México su muerte nos deja una profunda tristeza, lamentó.

Aracely Ardón recordó varios pasajes dentro de la academia con el recién nombrado Honoris Causa de la Universidad de las Islas Baleares de España.

Dentro de la Universidad de Harvard se congregaban 20 premios Nobel que daban clases a grupos muy pequeños de seis personas, pero Carlos Fuentes –quien entonces tenía 56 años- tenía más alumnos , comentó.

Por ello, la también licenciada en Ciencias de la Comunicación, editora y periodista rememoró que tenían que desplazarse al Teatro Memorial Hall, recinto en el que se albergaba a 200 alumnos que querían estudiar con él.

Mencionó que la obra literaria del escritor es ampliamente ambiciosa, hecha por un hombre lúcido, sin cortapisas, centrado y que nunca se dejó deslumbrar por los grupos de poder.

La escritora, Premio Nacional Rosario Castellanos 1988, comentó que se recordará a Carlos Fuentes porque era un hombre sencillo con quienes fuimos sus alumnos.

Recuerdo una ocasión que después de la Universidad fuimos a un restaurante chino, era de noche y fuimos a comer, donde aceptó que no sabía cómo ordenar la comida y me pidió que lo hiciera por él , acotó.

Un antes y después de Fuentes

En tanto, el escritor queretano Federico de la Vega comentó: Para quienes nos acercamos desde jóvenes a la literatura, para encontrar en ésta un oficio, uno de los primeros referentes obligados fue la obra novelística de Fuentes .

Añadió que fue ejemplo de disciplina en el oficio, la lectura de sus novelas presentó un panorama total de lo que significa hacer buena literatura en México, Sólo a través de la mirada de Fuentes pudimos encontrar la estrategia narrativa para la segunda mitad del siglo XX, en la que un imaginario colectivo pudo dar cuenta de la preocupación social y política , agregó.

De la Vega afirmó que, sin duda, la obra de Fuentes marcó un antes y un después en las letras mexicanas.

Todo lo que lo caracterizó como escritor -ese entorno en el que se conjugaba el cine, arte, teatro, danza, música, literatura en otras lenguas, viajes y toda la riqueza cultural que nuestro novelista asumió para crear su literatura- hizo de su obra una muestra única e irrepetible en nuestro país.

Carlos Fuentes fue miembro honorario de la Academia Mexicana de la Lengua desde el 2001, entre las condecoraciones que recibió están el Premio Miguel de Cervantes, en 1987; el Príncipe de Asturias, en 1994; la Legión de Honor, en 1992, y la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, en el 2009.

elvia.buenrostro@eleconomista.mx