A la Iniciativa Privada de la Ciudad de México no le preocupa que la capital no esté contemplada dentro de los proyectos federales incluidos en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, sin embargo, lo que sí le provoca incertidumbre es que la violencia aumente en la urbe, ya que podría haber fuga de capitales y la inversión se detendría.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, de diciembre del 2018 (mes en que tomó posesión la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo) a marzo del 2019, aumentó la percepción de inseguridad pública en las zonas sur, norte y oriente de capital.

La zona sur de la ciudad (conformada por las alcaldías de Benito Juárez, Coyoacán, Magdalena Contreras y Tlalpan) fue en donde más aumentó la percepción. En diciembre del año pasado, 70.3% de la población de mayor de edad consideraba la demarcación insegura, mientras que, para marzo del 2019, 81.6 por ciento.

Le siguen la zona oriente (Iztapalapa, Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco), ya que pasó de 85.7% a 87.0%, y la norte (Gustavo A. Madero, Iztacalco y Venustiano Carranza) de 88.4% a 89.6 por ciento.

Por el contrario, disminuyó la percepción de inseguridad para los habitantes de las alcaldías que conforman el poniente (Azcapotzalco, Álvaro Obregón, Cuajimalpa de Morelos, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo) de 86.0% a 77.1% en el periodo de análisis.

En este contexto, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la Ciudad de México, Jesús Padilla Zenteno, explicó que al empresariado capitalino no le preocupa que el gobierno federal otorgue incentivos fiscales para la frontera norte y el sur-sureste del país, el tema que les ocupa y preocupa, dijo, es que por la violencia se paralicen las inversiones.

La nueva administración federal, encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, creó un nuevo escenario fiscal: la zona libre en la franja fronteriza del norte del país, la cual ofrece la disminución del Impuesto al Valor Agregado a 8% y el Impuesto sobre la Renta a 20 por ciento. A esto se suma el anuncio de la creación de la zona del Istmo de Tehuantepec, en donde se está planeando crear un Corredor Transístmico, así como el proyecto del Tren Maya.

“Como Coparmex Ciudad de México no nos preocupa que no haya incentivos fiscales para la capital (...) Aquí la economía se cuece aparte, es la entidad con mayor productividad, ocupa un gran porcentaje en el Producto Interno Bruto nacional y es el mayor foco para inversión pública y privada”, sostuvo Padilla Zenteno.

Añadió que varios empresarios capitalinos han externado que la violencia en la capital ha aumentado y esto puede ser desfavorable, ya que el dinamismo económico de la urbe puede verse mermado.

“La inseguridad ha crecido. Hoy vemos más casos de robo a transporte, cobro de piso, extorsiones. La inseguridad no alienta la inversión y puede hacer que haya fuga de capitales”, explicó.

Jesús Padilla refirió que seguirán exigiendo que se avance de manera rápida y con paso firme hacia la pacificación de la capital del país, y que incluso “la jefa de Gobierno debería desarrollar una estrategia de mano dura”.

Sostuvo que “Coparmex Ciudad de México seguirá siendo una instancia de reflexión que tenga un posicionamiento mediático para cuestionar lo que no se hace bien y se reconozcan las acciones positivas”.

Peticiones

El dirigente reconoció la labor que está haciendo el gobierno federal para equilibrar las finanzas públicas, sin embargo, ahondó, hay varias preocupaciones que podrían impedir que en el sexenio se dé un crecimiento promedio de 4% en la actividad económica.

“Pedimos que los procesos de adjudicación y licitaciones de obras sean públicos; también que se corrija el subejercicio del gasto público; que se desista del proyecto de la Refinería de Dos Bocas (...) que no se cancelen las Zonas Económicas Especiales y que se solucione el tema de violencia”, aseguró.

[email protected]