Acompañado de sus libros, amigos y seres queridos, que se ha convertido en un pleonasmo tripartita, el escritor y poeta mexicano Hugo Gutiérrez Vega, exrector de la UAQ, ayer celebró 78 años de vida.

El también periodista habló sobre sus pasiones, su gusto por la lectura y esos recuerdos vivos que lo han convencido de que a través de los libros ha tenido el privilegio de vivir muchas vidas en una sola.

La lectura es una parte esencial de la condición humana; un libro puede cambiar nuestra perspectiva vital, puede enriquecer nuestra actitud moral, solidaridad, reconciliarnos con la otredad, como decían los existencialistas, respetar al otro, quererle , expresó.

Un libro no sólo nos puede cambiar la vida, dijo, sino que nos puede entregar lo que llaman los ingleses el significado de la vida. Por eso la gente que no lee, que no se acerca a un libro, que no lo goza, pierde una libertad esencial de lo humano que es la lectura, el conocimiento de la humanidad .

Recordó que su gusto por la lectura inició cuando era muy pequeño, desde los cuatro o cinco años, en que ya leía con bastante soltura. Mencionó que tenía lecturas de cuentos de hadas con hermosas ediciones de Molino, una editorial española, con ilustraciones de Freixas, un catalán magnífico ilustrador de cuentos noruegos, suecos, franceses y alemanes. También afirmó que le gustaban los cuentos de los hermanos Grimm y los de Andersen.