Debi do a la migración internacional, la pérdida de población en el bienio 2014-2015 fue más intensa en entidades tradicionalmente migratorias, cuyas tasas del saldo neto migratorio por cada 10,000 habitantes son: Michoacán (-136.1), Zacatecas (-115.8) y Guanajuato (-108); además de Durango (- 108.8), Baja California (-75.5), Tamaulipas (-72.9) y Aguascalientes (-60.4), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El saldo neto migratorio es la diferencia entre el número de inmigrantes internacionales (personas que ingresan a un país para radicar en éste) y los emigrantes internacionales (personas que salen de un país para establecer su residencia habitual en otro); permite identificar la ganancia o pérdida neta de población que tiene lugar en un espacio, como consecuencia de los movimientos migratorios durante dicho periodo.

Las entidades federativas en conjunto, representan para el nivel nacional un saldo neto migratorio en torno a -43.1 en el lapso de referencia.

Ante este panorama, el analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) Kristobal Meléndez refirió que las variables que influyeron para que estos estados presentaran la mayor pérdida de habitantes fueron la falta de apoyo por parte de los gobiernos, principalmente en productos agrícolas; el desaprovechamiento de la capacidad que tienen estos trabajadores para que no tengan que emigrar a otros países; así como la falta de un modelo inclusivo de inversión social.

Al respecto, el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), José Luis de la Cruz, destacó que la pobreza que existe en Michoacán y Zacatecas fue el factor fundamental para que los habitantes de estos estados decidieran emigrar hacia otros países e incluso a otras entidades de México.

Guanajuato, agregó, muchos años permaneció como una entidad agrícola y fue hasta principios de la década de 1990 cuando comenzó el cambio, pues con el gobierno de Vicente Fox se realizó una planeación de industrialización, lo que permitió que el estado tuviera un buen desarrollo en dicho sector que compensara la debilidad agrícola que se tuvo; sin embargo, queda claro que durante al menos hasta finales del siglo pasado la debilidad del campo fue lo que hizo que mucha gente saliera .

Destacó que en el caso de Durango, el perfil de la entidad no ha logrado industrializarse y no cuenta con mucha actividad de servicios, y que a pesar que tiene algún sector agrícola y ganadero no son suficientemente fuertes para contener a su población.

Saldo positivo

Caso contrario, Quintana Roo (5.3) fue la única entidad que registró un salto neto de migratorio.

Al respecto, José Luis de la Cruz refirió que este estado tiene un crecimiento alrededor del sector turístico que permite incluir a las personas, sobre todo, en la parte de servicios relacionados con la actividad turística.

Agregó que la entidad tiene buen ritmo desde la década de 1970, cuando el presidente Echeverría empezó la construcción de la zona turística del estado, por lo que hay una necesidad importante de mano de obra alrededor de ese sector, lo que permite entender por qué la migración tiene poca intensidad.

Efecto Trump

Tras la política de migración que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene prevista, el director del Idic destacó que los estados que tienen mayor relación o dependencia de las remesas son Zacatecas, Michoacán, Oaxaca, Guerrero y Estado de México, los cuales son los que más ingresos por este concepto reciben y en donde, además, parte del consumo de las familias depende de éstos.

Oaxaca y Guerrero, dos de los estados más pobres, es donde el efecto de las remesas podría incidir directamente sobre el bienestar de las familias , expuso.

Kristobal Meléndez indicó que una de las alternativas que existen es la implementación del proyecto de las Zonas Económicas Especiales (ZEE), porque ese 20% que se le aplicaría a las mercancías mexicanas puede verse reducido con los incentivos fiscales que se están planeando en estas regiones; incluso esto atraería Inversión Extranjera Directa y generaría empleo en las entidades más pobres del país.

Estados petroleros

Pese a la actual crisis que enfrentan estados petroleros como Campeche (-15.7 por cada 10,000 habitantes), Veracruz (-15.4) y Tabasco (-11.3), la pérdida de población en el bienio 2014-2015 no fue tan intensa.

[email protected]