Los estados que ostentan una dinámica económica con el exterior son vulnerables a las políticas comerciales que podría llevar a cabo Estados Unidos, el principal socio de México.

De forma particular, las entidades manufactureras del país podrían tener un impacto más importante en caso de aranceles bilaterales, ya que este sector industrial es el que más aporta a la actividad económica nacional, además de que los insumos para fabricar productos con valor agregado para exportación, en su mayoría, son importados desde Estados Unidos.

En este sentido, durante el 2016, de los ingresos de las empresas del Programa de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (Immex), 60.6% provino del mercado extranjero, mientras de los insumos consumidos por los establecimientos extranjeros, 75.2% fueron importados, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

En los ingresos de los establecimientos por el suministro de bienes y servicios, 94.4% son manufactureros; de este grupo por estados, 16.1% se concentra en Coahuila; 13.7% en Nuevo León; 9.9% en Guanajuato; 8.4% en Estado de México; 5.9% en Puebla, y 5.4% en Jalisco.

En comparación con los ingresos del 2015, de las entidades más importantes, sólo se registraron caídas en Yucatán (6.6%) y Estado de México (3.1%); los mayores aumentos se dieron en Aguascalientes (18.4%), Baja California (17.2%) y Coahuila (14.0 por ciento).

Mientras en los ingresos que provinieron del extranjero, 19.2% fueron para Coahuila; 12.1% para Nuevo León, y 11.0% para Guanajuato.

En este apartado, únicamente presentaron disminuciones Puebla (0.6%) y Estado de México (4.7 por ciento).

De los insumos manufactureros importados, las principales contribuciones se observaron en la zona fronteriza del país: Chihuahua (20.9%), Baja California (15.8%), Coahuila (12.7%), Tamaulipas (9.9%) y Nuevo León (8.6%); sin embargo, los retrocesos anuales sólo se dieron en Estado de México (13.3%), Yucatán (13.5%) y la capital (17.7 por ciento).

A finales del 2006 la Secretaría de Economía instrumentó el Programa Immex, con el cual las unidades económicas que cumplen con los requisitos para aprovechar las prerrogativas que ofrece obtienen autorización para elaborar, transformar o reparar bienes importados temporalmente con el propósito de realizar una exportación posterior o destinarlos al mercado nacional.

Según Fitch, los estados altamente exportadores contribuyen con más de 50% de las exportaciones del país y, en algunos, éstas representan más de 100% de su Producto Interno Bruto. A esto se le suma que una proporción significativa de sus importaciones son insumos de Estados Unidos.

Por lo tanto, la imposición de aranceles bilaterales podría tener efectos muy negativos en los costos de producción de mercancías mexicanas y, por ende, en el sector exportador de México, aun cuando el peso mexicano se debilitara frente al dólar .

estados@eleconomista.mx