Cancún, Qroo. El incremento de precios ha sido generalizado en los principales sectores económicos de Quintana Roo a raíz del aumento de la tasa del IVA de 11 a 16% desde el pasado 1 de enero.

El sector hotelero no ha tenido más opción que trasladar el nuevo monto del gravamen al costo de los paquetes vacacionales, recibiendo quejas de por lo menos tres agencias mayoristas que alegan una afectación millonaria por paquetes reservados desde el 2013 bajo una tasa de 11 por ciento.

Rafael Lang, presidente del Consejo Coordinador Empresarial del Caribe, dijo a ?El Economista que el sobrecosto, tan sólo para una de las agencias inconformes, es del orden de 3 millones de dólares, por lo que el impacto de la homologación aún está lejos de poder dimensionarse.

A su vez, Roberto Cintrón, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, manifestó que la trascendencia de esta medida se podrá apreciar hasta que comiencen a vender las temporadas de verano e invierno 2014, pues los precios de los paquetes tendrán ya incluido un incremento de entre 5 y hasta 8%, debido al efecto inflacionario que ha tenido el aumento del IVA en el costo de todos los bienes y servicios que consume un hotel.

Sigue latente el riesgo de que Cancún y la Riviera Maya pierdan atractivo ante una competencia cada vez más reñida con Jamaica, Punta Cana o incluso Cuba, donde luchan año con año por arrebatar una tajada del millonario mercado que representa el turismo estadounidense y canadiense que recibe actualmente el Caribe mexicano.

MENÚ A LA ALZA

El sector restaurantero también anunció un aumento de 5% en el precio de sus platillos, aunque ese porcentaje podría variar, pues alegan que los incrementos en los insumos se dispararon más allá de 5% que incrementó la ?tasa del IVA.

Gabriela Delgado, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados, comentó a ?El Economista que en caso de no verse reflejado en lo inmediato los supuestos beneficios de la reforma energética en el costo de la electricidad, muchos establecimientos están condenados a cerrar pues la carga tributaria se hizo imposible costear.

LLUVIA DE INCREMENTOS

A partir del 1 de enero, el aumento al combustible fue mayor en las zonas que gozaban del régimen fronterizo que en el resto del país. Mientras que en el resto del país el llamado ?gasolinazo fue de entre 19 y 24 centavos, en Quintana Roo fue de entre 50 y 60 centavos para la gasolina Magna y premium, respectivamente.

Además, el transporte foráneo incrementó sus tarifas porque ahora paga IVA. A partir del 1 de enero, el costo del boleto por persona para viajar desde Mérida a Playa del Carmen a través de ADO pasó de 360 pesos a 417, es decir, 57 pesos más. De Mérida a Cancún, pasó de 316 a 366; en su clase GL, de 382 a 443 y en Platino de 530 a 614 pesos.

Los aumentos en cascada también fueron en recibos de la Comisión Federal de Electricidad, Telmex, Telcel y agua. En este último caso, la tarifa mínima pasó de 89 a 94 pesos.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción también refiere una alza de hasta 5% en el costo promedio de vivienda de interés social. Raúl Villanueva Argüelles, dirigente estatal del organismo, explicó que el impacto de la homologación del IVA se resintió en el costo de los materiales de construcción, que representan hasta 75% del costo total de una vivienda.

El incremento -dijo- aún es una estimación preliminar, pues falta esperar cómo se comporta el precio de aquellos materiales que son traídos desde otros estados de la República a los que se les debe añadir el costo del flete.

jvazquez@eleconomista.com.mx