El 2016 fue marcado por los efectos del alza en el tipo de cambio del peso frente al dólar, sumado a la caída del precio del petróleo y al recorte en el presupuesto federal, que con el impacto en los mercados globales de acontecimientos como la salida del Reino Unido de la Unión Europea y el regreso de los republicanos a la Casa Blanca, con el presidente electo Donald Trump, incidieron en la actividad económica nacional y, por ende, de Querétaro.

De acuerdo con los indicadores del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el avance de la actividad económica del 2016 se desaceleró frente al ritmo que mostró durante el 2015.

Tan sólo en los primeros dos trimestres del 2016, ya se vaticinó una caída en el crecimiento de las actividades económicas en el estado, ya que de manera global el primer trimestre reportó una variación de 1.8%, indicador por debajo de 12.7% que se reportó en el mismo periodo del 2015.

Para el segundo cuarto, las actividades económicas reportaron un crecimiento de 2.9%, nuevamente abajo del registrado en el 2015, cuando sumaron 8.9%, reporta el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) del Inegi.

En el comparativo anual del primer semestre del 2016 y el del 2015, se observó un menor desarrollo en las actividades primarias y secundarias, pero que continúan como las principales aportadoras a la economía local, siendo la actividad terciaria la que crece a un porcentaje superior.

En diciembre del 2016, el Inegi publicó los resultados del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 2015, indicador en el que Querétaro reportó un alza de 7.68%, por debajo de lo registrado en el 2014, cuando se experimentó un repunte de 7.99 por ciento.

Pese a ello, Querétaro lideró el crecimiento del PIB 2015 entre las 32 entidades federativas.

Las expectativas de crecimiento para el 2016, ante los diferentes escenarios, mostraron un ajuste para llegar a un avance de 5% anual, según estimaciones de la Secretaría de Desarrollo Sustentable.

Entre los sectores afectados por el tipo de cambio, el incremento a energía y gasolina, está el industrial. Durante el año que concluyó, la delegación de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) redujo la expectativa de crecimiento del sector, de una proyección inicial de 12% a una de entre 8 y 9 por ciento.

Además para este arranque del año, una vez aplicado el alza en el precio del combustible (con precios promedio nacional: por litro de Magna de 15.99 pesos, Premium de 17.79 pesos y diésel 17.05 pesos). Ante ello, la Canacintra prevé un alza generalizada en los precios de productos y servicios.

Para enfrentar este escenario y los fuertes retos que se auguran para este 2017, diversas empresas han tomado medidas, y han trazado su presupuesto con base en un tipo de cambio de hasta 24 pesos.