Cancún, QR. El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) sí considerará el uso de durmientes de madera para la vía del Tren Maya, tal como lo han sugerido comunidades madereras de Quintana Roo, pero sólo para algunos tramos.

Rogelio Jiménez Pons, director del Fonatur, explicó que recomendarán el uso de estos durmientes sólo en algunos tramos de los 1,500 kilómetros de recorrido, sobre todo en curvas de vía y en los “broches” o zonas en los que habrá puentes elevados para el paso del ferrocarril.

Los durmientes de madera, dijo, son muy buenos, pero sólo para ciertos tramos, y que de hecho hay una empresa mexicana postulando este tipo de suministros en ferias internacionales de la industria ferroviaria, lo cual habla de la calidad de estos a nivel internacional.

Informó que les llegó la petición firmada por cooperativas madereras de Quintana Roo en la que le piden a Fonatur emplear durmientes de madera en todo los 1,500 kilómetros de recorrido del Tren Maya, la cual aseguró que sí tomarán en cuenta, pero que a Fonatur sólo le corresponde hacer recomendaciones, pues todo el proceso de licitación de suministros se hará a través de licitaciones nacionales e internacionales en la que los interesados deberán demostrar que las soluciones que proponen son las más viables y económicas para el proyecto.

Apenas en noviembre de este año, la Organización de Ejidos Productores Forestales de la Zona Maya de Quintana Roo entregó al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador una carta con la firma de más de 40 comisarios ejidales del estado en la que solicitan que los durmientes del Tren Maya sean de madera extraída de la selva quintanarroense.

Victoria Santos Jiménez, directora técnica de la organización, explicó que sus cálculos les permitían anticipar que todo el recorrido del tren demandará 1.3 millones de durmientes, lo cual significaría una histórica derrama económica hacia los ejidos con permisos de aprovechamiento forestal sustentable en el estado.

Aseguró además que está comprobado que el durmiente de madera es más amigable con el ambiente en comparación con los durmientes de hormigón, por lo que si en realidad hay compromiso ambiental por parte del gobierno federal, se debe optar por el uso de los recursos maderables del estado de forma sustentable.

“Solicitamos su apoyo para que los durmientes de madera se compren a nosotros; lo tomaremos como el cumplimiento de su palabra siendo esta una prueba palpable de que verdaderamente las comunidades mayas son prioritarias para usted”, se lee en la misiva.

Santos Jiménez acotó que en el estado existen 10 organizaciones de ejidos forestales que aglutinan a 138 ejidos que sin ningún problema podrían abastecer los durmientes que requerirá el Tren Maya, ya que los avala una experiencia de 37 años en el manejo forestal sustentable.

Actualmente, agregó, tienen en el estado una superficie aprovechable de 1.69 millones de hectáreas forestales repartidas en 1,345 productores.

“Las evaluaciones que nos han hecho indican que el manejo que estamos haciendo de nuestras selvas es sustentable. Tenemos 215,000 hectáreas con certificación de buen manejo bajo estándares internacionales, sin embargo, tenemos problemas, principalmente por una baja en nuestro ingreso económico debido a una caída de 80% en las ventas de caoba”, dijo.

Ante ello, aseguró que la posibilidad de capitalizar la oportunidad que representa el Tren Maya significaría un hecho histórico para los cuidadores de la selva en el estado.

[email protected]