Monterrey, NL. El director del Instituto de Control Vehicular (ICV) de Nuevo León, Pedro Morales Somohano, fue destituido de su cargo tras detectarse un faltante de 175,508 placas, que se desconoce adónde fueron a parar y que tienen un valor de al menos 33 millones de pesos.

Sobre el nuevo escándalo que enfrenta la administración del gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, el secretario general de gobierno, Álvaro Ibarra, explicó que se inició una investigación en contra del exdirector del ICV y se dio a conocer el arraigo de dos personas cercanas a Morales Somohano, además de estar implicada una cuarta persona que no se ha presentado a trabajar desde que inició la auditoría en mayo pasado.

Respecto de los arraigados, dijo que se trata de Israel Carrillo Herrera, coordinador administrativo del ICV, y Édgar Eduardo Carrión Silva, del área de Coordinación Operativa, quien tenía alrededor de cinco años laborando en la dependencia, así como de Santiago A. González López, quien no ha sido localizado.

Álvaro Ibarra Hinojosa anunció que la separación definitiva del titular del ICV se dio tras ser puesta al descubierto la venta fraudulenta, en tres etapas, de juegos de miles de placas con vigencia del 2011 al 2013.

Ayer lunes se informó que la auditoría puso al descubierto que empleados del ICV compraron en varias ocasiones miles de juegos de placas y que fueron utilizadas para legalizar vehículos chuecos o incluso unidades robadas, por lo que también podrían estar involucrados propietarios y vendedores de autos ingresados ilegalmente al país.

Sin embargo, las autoridades aclararon que ningún juego de placas ha sido encontrado en autos que estén en circulación en la entidad.

Esta práctica se detectó al iniciar este año, pero fue en mayo cuando la Contraloría estatal comenzó una auditoría que confirmó el desfalco y a través de la Unidad Anticorrupción se trasladó a la Procuraduría General de Justicia.

PODRÍA HABER MÁS IMPLICADOS, AFIRMA LA PGJ

Ibarra Hinojosa afirmó que este proceso de auditoría, que aún no concluye, se llevará hasta las últimas consecuencias caiga quien caiga .

Por su parte, el procurador general de justicia, Adrián de la Garza, dijo que podrían existir más implicados, pero aclaró que lo esencial de este caso se está obteniendo con las declaraciones de los arraigados. La investigación está garantizada , acotó.

atorres@eleconomista.com.mx