Desde el 2014, el recurso destinado por concepto de jubilaciones y pensiones del Poder Ejecutivo y el Poder Judicial ha incrementado de manera exponencial, siendo hasta seis veces mayor en el caso de los magistrados y jueces, pues pasó de 16 millones a 102 millones de pesos para el 2017.

En julio de este año, la consultora aregional alertó a los estados de Querétaro, Colima y Morelos, debido a que carecían de marcos legales que les permitan la sustentabilidad de las pensiones , e incluso planteó la posibilidad de crear nuevas instituciones que se encarguen de la seguridad social o afiliar a los trabajadores al ISSSTE o al IMSS, con fines de detener las contingencias crecientes .

El análisis de aregional fue realizado con la pasada Ley de Trabajadores del Estado y los Municipios, en la cual no existía un tope al monto de jubilaciones, lo que derivó en pagos onerosos de servidores públicos.

Reforma

En el estado, el sistema de jubilaciones y pensiones fue modificado por el Congreso del estado el 10 de diciembre del 2015, con una reforma que planteó que ésta podía ser solicitada al cumplir 30 años de servicio, en caso de jubilación, y 20 años para el caso de pensiones; el monto sería calculado con el promedio de sueldo de los últimos 15 años y no podría ser mayor a los 42,000 pesos.

La discusión de esta reforma hizo que seis magistrados del Tribunal Superior de Justicia iniciaran su proceso de jubilación, por montos que oscilaban entre 144,000 a 146,000 pesos.

Análisis de los decretos de presupuesto aprobados para los ejercicios fiscales de los últimos cuatro años muestran que es el Poder Judicial el que más recursos invierte para el pago de estas obligaciones, pues en el 2014 eran destinados 16 millones 51,280 pesos, para el 2015 se duplicó a 32.5 millones, un año después se incrementó a 45 millones y se dispara nuevamente para el 2017 con 102.4 millones.

Repunte

Para el Ejecutivo, el gasto también incrementó, pero de una manera menos agresiva; el mayor repunte se dio del 2014 al 2015, cuando pasó de 299.3 millones a 436.2 millones de pesos; el gasto para el 2016 se elevó a 515 millones y fue nuevamente al alza para los gastos en el 2017, con 518.6 millones de pesos.

Aún se encuentra congelada la solicitud de jubilación del exdirector de la USEBEQ, Jaime Escobedo Rodríguez, proceso en el que diversos diputados hicieron señalamientos de presuntas irregularidades en el expediente.