Tijuana, BC. El Ayuntamiento de Ensenada incrementó su deuda con el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Gobierno del Estado y Municipios (Issstecali) de 720 millones de pesos a 840 millones, luego de que el Poder Judicial cancelara la entrega de un terreno como parte del pago.

Durante sesión de cabildo se dejó sin efecto tres acuerdos aprobados por administraciones anteriores que proponían el pago parcial del adeudo mediante un terreno propiedad del municipio, que inicialmente sería utilizado como área recreativa y espacio verde para los colonos de la zona.

El primer acuerdo se pactó durante el gobierno del exalcalde Pablo Alejo López Núñez el 23 noviembre del 2010, en el cual se estableció la desincorporación del régimen municipal de un predio ubicado en el complejo turístico de Bajamar, sobre la carretera escénica Tijuana-Ensenada.

Para el siguiente año, el 28 de abril, en la administración del exalcalde Enrique Pelayo Torres, el cabildo autorizó el cambio de uso de suelo de área recreativa a habitacional para ese mismo terreno, el cual finalmente fue enajenado el 8 de septiembre de ese mismo año para ser entregado como pago de una parte del adeudo con el Issstecali.

Sin embargo, uno de los colonos promovió un amparo para evitar que el predio fuera entregado al Instituto, ya que el espacio era de uso recreativo o áreas verdes para los residentes de la zona, a quienes no consultaron sobre la decisión.

El actual presidente municipal, Marco Novelo Osuna, presentó ante Pleno del cabildo el acuerdo dictado por el juez octavo de Distrito en el estado para que se acate la sentencia y se revoque la entrega del predio al Issstecali, aunque con dicha acción la deuda que el municipio mantiene con el organismo incrementó de un día a otro 120 millones de pesos.

estados@eleconomista.mx