En el periodo 2012-2014, 13 de las 32 entidades federativas del país registraron un retroceso en materia de competitividad con referencia a la capacidad para atraer y retener talento e inversión; mientras que sólo cinco con se mantuvieron el mismo lugar y 14 avanzaron, de acuerdo con el Índice de Competitividad Estatal (ICE) del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Durante la presentación del ICE 2016, el Imco informó que Baja California, Veracruz y Baja California Sur fueron las entidades que registraron los mayores retrocesos del Índice en un lapso de dos años.

Este indicador mide la capacidad de los estados para atraer y retener talento e inversiones. Un territorio competitivo es aquel que consistentemente resulta atractivo para estas dos variables, lo que se traduce en mayor productividad y bienestar para sus habitantes.

Para medir esto, el ICE evalúa tanto las capacidades estructurales como coyunturales de los estados; está compuesto por 100 indicadores, categorizados en 10 subíndices que evalúan distintas dimensiones de la competitividad: Sistema de Derecho confiable y objetivo; manejo sustentable del medio ambiente; sociedad incluyente, preparada y sana; sistema político estable y funcional; gobiernos eficientes y eficaces; mercado de factores eficiente; economía estable; sectores precursores de clase mundial; aprovechamiento de las relaciones internacionales, e innovación en los sectores económicos.

Además, otorga una calificación de cero a 100 puntos para cada entidad, tanto a nivel general como para cada subíndice.

Baja California fue el estado que más retrocedió en el ranking general al pasar del lugar 17 en el 2012 al 25 en el 2014. Lo anterior es consecuencia de una caída de 15 posiciones en el subíndice Gobiernos eficientes y eficaces, impulsado por un retroceso de 56 a 48 puntos en la calificación del Índice de Información Presupuestal Estatal y por un aumento en la proporción de hogares que se surtieron de agua por pipa (de 1.1 a 5.6 por ciento).

Por su parte, Veracruz perdió siete lugares al pasar del 21 al 28; esto se debió a que en los subíndices de Gobiernos eficientes y eficaces, así como Economía estable, retrocedieron seis posiciones.

El percentil promedio de apertura de empresas pasó de 0.129 a 0.347 puntos, por lo que el estado retrocedió 12 posiciones en el ranking de dicho indicador.

Adicionalmente, perdió 26 posiciones en el ranking de costo promedio de deuda debido a que éste se incrementó de 5.3 a 5.8 por ciento.

Mientras que Baja California Sur disipó seis escalones en el ranking general al pasar del lugar seis al 12, consecuencia de la caída de nueve posiciones en los subíndices Sistema de Derecho confiable y objetivo y Relaciones internacionales, e innovación en los sectores económicos; lo anterior debido a que los costos del delito se incrementaron de 3,156 a 4,098 pesos por persona de 18 años o más, a que el descenso de robo de vehículos fue menor al observado en el resto de los estados y a que la Inversión Extranjera Directa (IED) se contrajo de 6.1 a 2 dólares por millar de Producto Interno Bruto (PIB).

Nayarit, el mayor avance

Las entidades que más avanzaron en el ICE 2016 fueron Nayarit, Sonora y Puebla. Destaca el primer estado, que fue el que más avanzó al pasar del lugar 23 en el 2012 al 17 en el 2014, un incremento de seis lugares. Esto se debió a que en el subíndice Sistema de Derecho confiable y objetivo subió ocho posiciones gracias a que los secuestros se redujeron de 1.9 a 0.3 por cada 100 mil habitantes.

Alcanzó la quinta posición en percepción de seguridad al aumentar el porcentaje de personas de 18 años o más que se sienten seguras en el estado, de 26.2 a 47.1%, así como la 16 en homicidios al reducir éstos de 21.1 a 8.5 por cada 100 mil personas.

Más competitivas

Las entidades más competitivas en el ICE 2016 fueron Ciudad de México, Aguascalientes, Nuevo León, Colima y Querétaro.

En el caso de la capital del país, según el Imco corresponde principalmente por ser una entidad incluyente, con buenos resultados en materia educativa y de salud, así como por su desempeño económico, financiero y de telecomunicaciones.

En el 2014 fue el estado con el mayor PIB per cápita (302,037 pesos por persona), y con la mayor diversificación económica (900 sectores), sin embargo, presenta importante rezagos en materia de Estado de Derecho, pues se encuentra en los últimos lugares en costos del delito, cumplimiento de contratos y robo de vehículos.

Las entidades con un índice bajo en competitividad fueron Veracruz, Michoacán, Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

Al revisar el ICE 2016, se observa que sólo tres entidades rebasaron el puntaje de 60 puntos, de 100 posibles, aunque ninguno pasó de 63 puntos; el promedio nacional fue de 49.45 puntos.

Empleo formal

Durante la presentación de los resultados, el presidente del Consejo Directivo del Imco, Valentín Díez Morodo, aseguró que el empleo formal es una de las mejores estrategias de combate a la pobreza, ya que el mayor problema de informalidad es la baja productividad.

Las empresas informales son 28% menos productivas que las formales. Es necesario implementar políticas fiscales orientadas a la formalización .

Por su parte, la directora general de México, ¿cómo vamos?, Valeria Moy, destacó que existen seis factores que ayudan al crecimiento de los estados.

El primero es el comercio internacional, debido a que la economía conectada con el exterior exporta productos y recibe IED.

Sin embargo, algunos estados no han podido aprovechar las conexiones con el exterior. El informe destaca que sólo cinco estados concentran 56% de las exportaciones (Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas), mientras que 13 no suman ni 3% del total nacional.

El segundo son las industrias competitivas. Los estados exportadores son estados industrializados. La industria manufacturera es el pilar de las exportaciones y detonar su crecimiento es crucial para impulsar a las entidades rezagadas.

En tercer lugar se encuentra la energía porque la infraestructura energética inteligente es el combustible de las manufacturas.

La formalidad laboral es el cuarto factor que impulsa la competitividad.

La necesidad de más empresas formales ocupa el quinto sitio, y la define como el ecosistema de empresas formales es un bien público para transformar a México .

Asimismo, la educación pertinente es el último factor, ya que a mayor educación las probabilidades de ser informal son menores , concluyó.

[email protected]