Tijuana, BC. A 18 años de fundado el Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN), sus perspectivas apuntan a los campos de vivienda sustentable y energías renovables, entre otros, comenta Gerónimo Gutiérrez Fernández, gerente director de la institución.

Durante su visita a El Colegio de la Frontera Norte, donde impartió la conferencia denominada Papel, perspectiva y prospectiva del Banco en el desarrollo regional de la frontera México-Estados Unidos , el directivo dice que el BDAN aún no se aprovecha como herramienta de apoyo por parte de los gobiernos.

Establecido en 1994 como parte de los acuerdos del Tratado de Libre Comercio, el BDAN tiene como objetivo el financiar proyectos de infraestructura y proteger el medio ambiente, capitalizado a partes iguales por los gobiernos mexicano y estadounidense.

Como institución financiera trabajamos como cualquier banco, nos avocamos a la viabilidad financiera a través de dos programas , menciona.

Uno de ellos es de financiamiento a tasas fijas y variables, hoy en día ponemos el dinero más barato que cualquier otra institución en México, a plazos de hasta 25 años que nadie ofrece, financiando hasta 85% la cobertura de un proyecto .

El segundo programa es la asistencia técnica, donde el BDAN capacita a funcionarios de organismos públicos y empresas, así como en la elaboración de estudios y viabilidad de proyectos.

La prioridad son agua, saneamiento y residuos sólidos, así como calidad del aire, que es un área más nueva. A partir del 2011 entramos al tema de energías renovables, cerramos nuestros primeros proyectos de energía eólica, biocombustibles y vivienda sustentable , por lo que las perspectivas de la institución se encaminan a esas nuevas áreas.

ÁREAS DE OPORTUNIDAD

En el caso de Tijuana, el BDAN ya inició con un proyecto de desarrollo urbano integral llamado Valle San Pedro, ubicado en la zona metropolitana de Tijuana, Tecate y Rosarito. Respecto de las energías renovables -agrega-, se tiene un potencial poco explorado en el país, sobre todo en energía eólica y solar.

EL BDAN es una institución aún poco utilizada por los gobiernos, y no es que sea la panacea, pero está siendo subutilizada , afirma.

scervantes@eleconomista.com.mx